Seguidores de Abimael Guzmán piden al Gobierno permitirles participar en política

Los militantes del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales denunciaron ser víctimas de una campaña negra

(Canal N)

(EFE / elcomercio.pe).- Los representantes del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), integrado por seguidores de Abimael Guzmán, el cabecilla terrorista de Sendero Luminoso, denunciaron ser víctimas de una “campaña negra” que busca impedirles participar “dentro del marco legal” en la política peruana.

En una rueda de prensa, los abogados Manuel Fajardo y Alfredo Crespo, defensores de Abimael Guzmán, rechazaron que su agrupación esté conformada por terroristas, aunque admitieron que siguen las propuestas lanzadas por el fundador de Sendero Luminoso a partir de 1993.

Entre estas figura la amnistía general para los civiles, militares y policías encarcelados por su participación en la guerra interna que se desató en el Perú a partir de 1980, algo que consideraron indispensable para “la reconciliación nacional” y “la solución política a los problemas derivados” del conflicto.

Alfredo Crespo enfatizó que el Movadef “es una nueva organización política de izquierda” que también pide la elaboración de una nueva Constitución Política, mediante la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

Según los abogados, la guerra desatada por Sendero Luminoso terminó con la captura de Abimael Guzmán en setiembre de 1992, y a partir de entonces se planteó un “acuerdo de paz”, que no fue aceptado por los diferentes Gobiernos peruanos.

A FAVOR DE AMNISTÍA A SENDERISTAS
Alfredo Crespo remarcó que “la amnistía es un derecho y está en la Constitución Política del Perú” y criticó al presidente Alan García por haber manifestado que se opone a esa propuesta.

También dijo que una ley que sanciona la apología del terrorismo “es inconstitucional” y que “se está persiguiendo por las ideas en el Perú”.

El abogado señaló, además, que los que se oponen a que participen en la política activa “quieren seguir usando el problema del terrorismo en plena coyuntura electoral para demostrar quién es el más duro”.

El Movimiento por Amnistía ha manifestado su intención de participar en las elecciones regionales y municipales de octubre próximo y en las presidenciales y legislativas del año próximo.

Crespo comunicó, asimismo, que su movimiento interpondrá una demanda de inconstitucionalidad contra los decretos y leyes que, según dijo, eximen de responsabilidad a las fuerzas armadas en el uso de la fuerza, niegan derechos penitenciarios a los presos por terrorismo desde el pasado 15 de octubre y establecen la condena a cadena perpetua.

La rueda de prensa se ofreció en medio de la polémica surgida en Perú tras una manifestación del pasado 14 de junio dentro de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima, en la que varias decenas de personas pidieron amnistía para Abimael Guzmán y otros condenados por terrorismo.

A propuesta del Ejecutivo, el Congreso peruano aprobó ayer una nueva ley universitaria para evitar que agrupaciones terroristas se infiltren en sus claustros.

UNA LUCHA POLÍTICA SIN ARMAS
A este respecto, Fajardo admitió que la marcha fue realizada por los miembros de su movimiento, pero aseguró que forma parte de “una lucha política sin armas”.

“Hemos acudido a San Marcos como parte de nuestra campaña política, así como vamos a los distritos” de la capital, remarcó para luego asegurar que las banderas que portaban los manifestantes no tenían la hoz y el martillo característicos de Sendero Luminoso.

Fajardo indicó, sin embargo, que sus planteamientos ideológicos provienen del “marxismo, leninismo, maoísmo y su aplicación creadora a la realidad peruana”.

Los abogados, que estuvieron acompañados por los máximos dirigentes de su organismo, entre ellos la abogada Carmen Hualla, y el músico Walter Humala, enfatizaron, sin embargo, que buscan participar en la política activa “dentro del marco legal”.

Fajardo afirmó, además, que “en Perú han salido vencedores los que encabezaron la guerra contrarrevolucionaria”, mientras que Crespo acotó que Guzmán “asumió la responsabilidad política” por todas las acciones de su partido cuando fue capturado.

“Somos una organización nueva y distinta (a Sendero Luminoso), pero recogemos las ideas del doctor Abimael Guzmán desde 1993”, insistió Fajardo.

FIRMÓ ACUERDO CON ETNOCACERISTAS
El movimiento también confirmó que ha sellado una alianza con la agrupación Etnocacerista en Ayacucho, un grupo ultranacionalista que lidera el ex mayor del Ejército Antauro Humala, condenado a 25 años de cárcel por la muerte de seis policías en 2005.

Esta alianza ha permitido que se lance la candidatura a la presidencia regional de Ayacucho del músico Walter Humala, primo de Antauro y del también líder nacionalista Ollanta Humala, quien destacó la confluencia de ideas que han logrado con el etnocacerismo, conformado en su mayoría por ex militares.

“Ya se ha concretado esta alianza, que no es sólo electoral, estamos en conversaciones para que sea nacional”, remarcó Walter Humala para luego decir que es un paso “a la reconciliación”.