Alejandro Toledo negoció compra de oficina y su suegra pagó casi el doble por esta

Así lo reveló el gerente de Actualisap Consultores, Javier Silva, quien detalló en la Comisión de Fiscalización que recibió una llamada del ex presidente

El ex presidente Alejandro Toledo fue quien negoció con Actualisap Consultores la compra de la oficina del Edificio Omega, en el distrito de Surco, según reveló hoy el gerente de dicha empresa, Javier Silva Chueca, ante la Comisión de Fiscalización del Congreso que investiga el Caso Ecoteva.

“La persona con la que se negoció fue el señor Toledo, incluso recibí una llamada de él. Sin embargo, la que figuró en el contrato, en la minuta, fue la señora (Eva) Fernenbug”, dijo Silva Chueca.

Contó que habló una vez con el líder de Perú Posible por teléfono cuando este le consultó por el socio de la empresa, Mario Aranda Briceño, quien se ocupó de la transferencia.

De esta manera, las declaraciones de Silva Chueca contradicen a las que dio Toledo Manrique en la Comisión de Fiscalización en mayo último, cuando afirmó que no conocía los negocios de su suegra.

PAGÓ CASI EL DOBLE
Silva Chueca también indicó que Fernenbug adquirió la oficina del Edificio Omega a casi doble de su precio original. Según afirmó el gerente de Actualisap Consultores, el inmueble le costó a su empresa 497.000 dólares, pero se la vendieron a la belga Eva Fernenbug a 882.000 dólares.

Aclaró que la oficina no estaba en venta, pero que luego de una larga negociación se procedió con la transferencia. Evitó dar más precisiones sobre la operación aduciendo que fue Aranda Briceño, socio de la empresa, quien se ocupó de esta.

Lo que sí señaló fue que recién se enteraron de que Fernenbug era la compradora “cuando fuimos a cerrar el trámite a la notaria”.

El congresista Heriberto Benítez (Solidaridad Nacional) sostuvo que la compra al doble del precio original le genera suspicacias e incluso indicó que esta clase de operaciones “son clásicas” en los casos de lavado de activos.

El abogado de Silva, Fernando Castañeda, afirmó que la transacción se realizó con total normalidad y que el incremento de su precio obedeció el boom inmobiliario. “Que se haya adquirido la oficina a 1.700 dólares por metro cuadrado y vendido este a 3.000 dólares, no significa nada, es una señal de que en el país la propiedad se viene apreciando”, dijo.

Tras una hora y media de interrogatorio, concluyó la participación del gerente de Actualisap Consultores e ingresó a la comisión el superintendente adjunto de la Unidad de Inteligencia Financiera, Sergio Espinoza Chiroque. A pedido de este, la sesión pasó a ser reservada.