Urquizo y Alcorta polemizaron por testimonio de chofer de balacera en La Convención

El presidente de la Comisión de Defensa intentó cortar la intervención de Rómulo Almirón para hacer ingresar a Cateriano. La pepecista se opuso: “El ministro puede esperar”

Urquizo intentó cortar testimonio de chofer de combi baleada por FF.AA., pero Alcorta intervino. (Video: Canal N)

Los congresistas José Urquizo y Lourdes Alcorta tuvieron un breve intercambio de palabras en la sesión de hoy de la Comisión de Defensa. Aquí el chofer Rómulo Almirón brindó su testimonio sobre la intervención que sufrió la combi que manejaba por parte de una patrulla mixta del Ejército y la Policía Nacional.

Urquizo, presidente del grupo, intentó cortar la intervención de Almirón aduciendo que este no estaba emocionalmente apto para seguir respondiendo a las preguntas de los legisladores.

“Debemos entender que el señor Rómulo Almirón se encuentra en un estado emocional muy dramático, pediría que no seamos inquisidores. Por su estado anímico no está en capacidad de resolver muchas de las interrogantes. La comisión ya cumplió con el pedido de los legisladores del Cusco y vamos a suspender (su intervención)”, dijo el congresista nacionalista.

De inmediato, Alcorta pidió una cuestión de orden para continuar con el testimonio, pero Urquizo le respondió: “tenemos un invitado, tenemos una agenda”, en referencia a que el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, estaba a la espera de ingresar al hemiciclo Raúl Porras Barrenechea para responder sobre los mismos hechos.

“El ministro puede esperar, este es el Parlamento, solo quiero que me conteste”, refirió la dirigente pepecista.

Al final, Urquizo cedió y permitió que Almirón continúe con su testimonio.

“SOLO POR DIOS NO ESTAMOS MUERTOS”
El chofer de la combi baleada por las Fuerzas Armadas contó que los disparos duraron al menos un minuto y medio y que, pese a los gritos de auxilio de los pasajeros, los militares continuaron con su operación.

“La balacera no paró pese a que pedimos a gritos auxilio. Hubo quienes llamaron a Dios y pienso que por él no estamos muertos”, agregó.

Señaló que los militares y policías, en lugar de auxiliar a los heridos, los colocaron a todos boca abajo contra la pista.

“Nosotros somos inocentes, no debería por qué haber heridos (…) En mi pueblo pensábamos que las Fuerzas Armadas venían a defendernos, no a matarnos. Toda mi comunidad está indignada”, manifestó.

Afirmó que sí cuenta con una lista de pasajeros y que esta se encuentra en su combi, incautada por las fuerzas combinadas.

Finalmente, señaló que efectivamente sí se detuvo en la carretera, pero para recoger a un campesino y no a un elemento terrorista. “Solo nos quedamos unos minutos”, acotó.