Valdés iba a plantear una cuestión de confianza para salvar a ministros

Si la censura a Otárola y Lozada prosperaba, el jefe del Gabinete renunciaba al cargo y la crisis se extendía. El titular de Justicia lo hizo cambiar de opinión

Valdés iba a plantear una cuestión de confianza para salvar a ministros

El jefe del Gabinete Ministerial, Óscar Valdés Dancuart, estuvo a punto de plantear ayer una cuestión de confianza sobre la permanencia de los ministros de Defensa, Alberto Otárola, e Interior, Daniel Lozada. Ambos estaban a punto de ser censurados por los integrantes de las bancadas de oposición en el Congreso.

Según dio a conocer una fuente a El Comercio, el primer ministro estaba listo para presentarse en el pleno y plantear su postura: si la censura a los ministros prosperaba, Valdés renunciaba al cargo y la crisis se extendía.

Valdés había dejado entrever esta pretensión horas antes, en una entrevista con América Televisión. “En caso se dé la censura, yo ya he puesto mi cargo a disposición del presidente de la República. Lo que atañe a mis ministros, me atañe a mí. Yo no puedo dejar pasar que dos ministros sean censurados, y el presidente del Consejo de Ministros diga ‘qué bien, busquemos las piezas de recambio’”, dijo.

Y en efecto, estaba dispuesto a jugársela. Sin embargo, de acuerdo con la versión recogida por este Diario, el ministro de Justicia, Juan Jiménez Mayor, le hizo cambiar de opinión, pues era inoportuno desencadenar la crisis total del Gabinete, más aun cuando el presidente Ollanta Humala se encontraba fuera del país, en Corea del Sur.

Finalmente, Otárola y Lozada presentaron sus renuncias ante la vicepresidenta Marisol Espinoza, que está encargada del despacho presidencial ante el viaje de Humala. De esta manera evitaron que Valdés condicione su permanencia.