‘Vaticano’ quiere salir de prisión “en dos helicópteros con varias anfitrionas”

El narcotraficante Demetrio Chávez Peñaherrera dio una entrevista a un medio extranjero y, entre otras cosas, habló de Vladimiro Montesinos

‘Vaticano’ quiere salir de prisión “en dos helicópteros con varias anfitrionas”

Hasta 1993 en que fue capturado en Colombia, Demetrio Chávez Peña Herrera fue el narcotraficante más poderoso y a su vez más buscado del Perú. Hoy, a sus 58 años, ya lleva preso 18 años y en 7 más espera obtener su libertad cumpliendo toda su condena sin recurrir a beneficios penitenciarios, según él, por “dignidad”.

El llamado ‘Vaticano’ habló por primera vez para un medio internacional y comentó que, una vez que obtenga su libertad, dejará el Perú y se irá “quizás a Argentina” para emprender proyectos como “crear una fábrica de agua de coco”. Es más, según dijo, se viene un libro sobre su vida, el cual publicará el periodista Hugo Coya a fin de año, e incluso una miniserie a cargo de Michelle Alexander.

Pero el recluso del Penal Miguel Castro Castro, en San Juan de Lurigancho, no quiere dejar su celda como cualquier otro reo, tiene un particular deseo.

“Quiero salir en dos helicópteros con varias anfitrionas. Me encantaría aterrizar en el hotel Westin —el rascacielos más alto de Lima— y filmarlo todo”, expresó en declaraciones a ABC de España.

“La prensa no me va a acorralar con preguntas absurdas para que diga que me arrepiento. Yo no me he dejado doblegar”, también dijo, vestido con botas, pantalones vaqueras Armani y cinturón entero de plata desde su bien pintada celda, que cuenta con baño propio.

RECUERDOS DE MONTESINOS
“Le pagaba a Vladimiro (Montesinos) 50.000 dólares todos los meses”, recordó también al referirse a sus negocios con el ex asesor presidencial, también preso actualmente. Según indicó, gracias a la protección de este pudo construir una pista de aterrizaje de avionetas en Campanilla.

También mencionó su alianza por entonces con las Fuerzas Armadas para que cuidaran esa vía, ello con un objetivo: “acabar con el terrorismo. Mantenía a doscientos soldados, les pagaba el uniforme y hasta las prostitutas”, y “mi ejército cuidaba la pista y los cargamentos” de cocaína.

Con Montesinos tuvo una estrecha relación. Narró que él acudió a la celebración de sus 38 años y rememoró una anécdota. “Le gustaba la música griega y beber Dom Perignon […] Tenía doble filo (bisexual) y en aquella fiesta intentó agarrarme dos veces el falo”, aseguró.