Vecinos de Miraflores realizaron una vigilia en el jirón Tarata para pedir la expulsión de Lori Berenson

Los ciudadanos recordaron a los fallecidos por el atentado de julio de 1992 haciendo un minuto de silencio. Otro grupo exigió la expatriación de Lori Berenson frente a su nuevo departamento

(Canal N)

Para demostrar su malestar y rechazo a la presencia de Lori Berenson, vecinos de Miraflores e integrantes de organizaciones sociales se reunieron en el jirón Tarata, para realizar una vigilia en honor de quienes fallecieron a causa del atentado terrorista ocurrido ahí en julio de 1992.

Los moradores hicieron además un minuto de silencio, según dijeron, en señal de desagravio a las víctimas de la subversión. Casi todos llevaban velas en las manos y carteles con inscripciones en contra de la permanencia de Berenson en nuestro país.

“Que el Gobierno encuentre una manera de deportarla, que vuelva a su país para que en Miraflores podamos vivir en armonía. Ella vino desde afuera a destruir nuestro país, ocasionó muertes y violencia. No la queremos acá”, indicó Luciano Revoredo, vecino de Miraflores que organizó la manifestación.

Mientras se realizaba la vigilia, un contingente policial llegó y se apostó en el frontis del edificio de la calle Grau donde está alojada la terrorista, a fin de evitar cualquier acción violenta de otro grupo que realizaba protestas.

Cerca de las 9 de la noche, una amiga de la excarcelada estadounidense, identificada como Mary Jane ingresó al departamento 502 y le dejó alimentos. Afuera, conforme avanzaba la noche más personas fueron llegando para expresar sus críticas y exigir la deportación de Lori Berenson.