“Villarán desconoce o repite argumentos de la dirigencia del Sutep"

En entrevista con El Comercio, el primer ministro José Antonio Chang también sostiene que hay una ambigüedad en decir si Patria Roja o el Sutep estarán en el manejo educativo

“Villarán desconoce o repite argumentos de la dirigencia del Sutep"

Por Mariella Balbi

¿Podrá hacer un buen ‘premierato’ teniendo dos cargos (presidente del Consejo de Ministros y ministro de Educación)? Ambos requieren trabajo.
Hay estilos y estilos. El ‘premierato’ es la capacidad de coordinar las acciones de los diferentes ministerios en temas transversales a ellos. Yo siempre he creído que cada ministro debe asumir su responsabilidad al frente de su cartera. El presidente del Consejo de Ministros no tiene que cargarse los problemas de un sector. Solo en los casos en que haya que dirimir en una posición de Estado entre tres, cuatro sectores, el primer ministro puede intervenir. Cuando tuvimos los conflictos con el sindicato de profesores en mi sector yo no incomodé al presidente del Consejo de Ministros de entonces ni al presidente Alan García ni a nadie.

Pero su agenda para llena. Confiep, por ejemplo, está buscando una cita con usted y le es difícil.
No he recibido ninguna solicitud formal al respecto y coincido en algunas reuniones con dirigentes empresariales. No me han dicho nada.

¿Diría que es un primer ministro mudo o callado?
No, hay que hablar en la oportunidad necesaria. Mi estilo es más de accionar y hacer cosas que estar en los medios de comunicación.

Probablemente permanecerá en el cargo hasta el final del Gobierno. ¿En qué centrará su gestión?
Este es un gabinete de 10 meses. Tenemos que garantizar al país un proceso electoral transparente, en el cual el Gobierno mantenga una actitud de absoluta neutralidad.

¿Incluso con la publicidad estatal?
Absolutamente. He conversado con todos los ministros sobre la necesaria neutralidad. Habrá otra tónica para difundir las obras, ya no será un ‘recordaris’ de todo lo que estamos haciendo. En los próximos 15 días ofreceremos un planteamiento. También hay que dejar un país estable económicamente, sin bombas de tiempo. Además, vamos a fortalecer todo lo relacionado a la seguridad ciudadana.

La Defensoría del Pueblo ha mostrado que las comisarías están desvencijadas.
El ministro del Interior, Fernando Barrios, es una persona ejecutiva. Hará una inmediata intervención para mejorar las comisarías por un monto de 33 millones de soles. Además, ya entró en licitación el plan para unificar las redes de comunicación en la policía.

Eso se lo he escuchado a varios ministros del Interior.
Seguramente, pero a fin de año la comunicación será integrada.

La incapacidad de gasto del Ministerio del Interior es constante. ¿Los sucesivos ministros del Interior no han sido buenos gestores?
Entiendo que hubo fallas, mucha lentitud o procesos engorrosos. El presidente García nos reunió y solicitó disminuir los procedimientos, sin afectar la transparencia. Es posible que haya habido falta de experiencia en el manejo administrativo. Estoy seguro de que el ministro Barrios mejorará el tema de la seguridad ciudadana. Otro punto es la lucha contra la corrupción. Hemos fortalecido el Plan Nacional Anticorrupción. Anteayer se destinaron 3’755.954 de soles para agilizar la aplicación del Código Procesal Penal en lo que son delitos de corrupción de funcionarios. Hemos presentado proyectos de ley para sancionar de modo definitivo a los funcionarios que cometan actos de corrupción para que no vuelvan al sector público. El Congreso debe aprobarlo. Esas son básicamente las líneas de acción; también el fortalecimiento de algunas reformas importantes: la educativa, la descentralización y la dotación de servicios básicos. Se trata de consolidar estos avances y que puedan ser continuados por el siguiente gobierno.

¿Y de paso se ayuda a la candidata aprista (Mercedes Aráoz)?
No, de ninguna manera. Tenemos que seguir trabajando, no podemos paralizar las obras.

Está por aprobarse el presupuesto. ¿El anunciado incremento de sueldos a las Fuerzas Armadas y policiales implica necesariamente eliminar la cédula viva en este sector?
El presupuesto debe mantener los indicadores macroeconómicos que nos han dado reconocimiento internacional. En el tema puntual de las FF.AA. y policiales, la posición del Gobierno es que la cédula viva no debe continuar. Es un régimen exclusivo para ellos y no debería haber regímenes de excepción. Hemos planteado una mejora de remuneraciones.

Se critica que se recortaron 800 millones de soles del presupuesto del sector Defensa para destinar la cantidad a las remuneraciones.
No es tan así. No hay recortes, sino redistribución de los recursos de Defensa por 200 millones de soles. El resto sale de la caja fiscal.

¿Si el Congreso no anula la cédula viva no hay aumentos para Defensa e Interior?
Ese es el planteamiento del Gobierno. Si hasta el 15 de noviembre surge una fórmula que, sin romper el equilibrio fiscal, pueda aumentar sueldos y mantener la cédula viva, la estudiaríamos. Pero no existe. Si el Congreso no corta la cédula viva, no se puede aumentar sueldos al sector Defensa e Interior porque el presupuesto no estaría equilibrado.

Un gran punto de conflicto, ¿no?
Es un conflicto, sí, pero los ministros de Defensa, Interior y Economía se reunieron con la Comisión de Presupuesto para buscar una solución.

EL SECTOR EDUCACIÓN
Hablemos de su gestión como ministro de Educación. Usted dijo que la alcaldesa Susana Villarán ignora la Ley de Carrera Pública Magisterial (LCPM).
Yo he dicho que ella demuestra un total desconocimiento de la LCPM, o está muy mal informada. Las frases que repite son las mismas que utilizó el Sutep para desprestigiar la LCPM. Ella dijo que la evaluación de los maestros es solo una prueba objetiva de marcado, en la cual se pregunta por Napoleón y Elba. Para un profesor de historia universal esto sería básico. No menciona que, adicionalmente al examen de conocimiento, los profesores son sometidos a evaluaciones de tecnologías de la información, de idiomas y están obligados a dar una clase magistral, de su desempeño en el aula. El Sutep sabe que es así, pero lo omite porque quiere desacreditar la LCPM. Por eso digo que la señora Villarán o desconoce o repite los mismos argumentos de la dirigencia del Sutep. Yo, encantado, estoy a su disposición para informarle cómo es la evaluación.

¿Ya ha tenido un acercamiento con la alcaldesa Villarán? ¿La llamará?
No. En el momento que ella considere me podrá llamar. Entiendo que ahora está en su proceso de transferencias; entonces, yo la dejo tranquila.

El ministro del Interior sí la llamó.
Seguramente, es una política de él, por la necesidad de ver lo de la seguridad ciudadana.

¿No hay una hostilidad de su ministerio para transferir las funciones de Educación a la región Lima Metropolitana?
Pero yo no tengo ninguna hostilidad. Sí tengo que desmentir cosas que se dicen. Como la señora Villarán tiene a su alrededor a un grupo vinculado a la dirigencia del Sutep no tengo que aceptar que se digan cosas que no son ciertas de la LCPM.

Ella dijo que el manejo de la Educación en su región no estará en manos del Sutep sino a su cargo y de asesores como Gloria Helfer y Manuel Iguíñiz, que no están vinculados al Sutep, ¿no?
Habría que ver qué cosa hicieron cuando fueron autoridades frente al Sutep. Desconozco sus gestiones mayormente. No tengo mayor información de acciones concretas de sus gestiones.

El desempeño en el aula no tiene un gran peso en el conjunto de la evaluación. El criterio de su ministerio es que los directores, que la califican, pueden ser subjetivos. ¿No sería bueno darle más puntaje?
También participan los padres de familia. Es discutible. Pesa 15, pero hay muchas evaluaciones: la manera como usan las tecnologías de la información en el aula, los idiomas. Si compara tiene un peso importante. La que tiene más peso es la prueba de conocimiento, 40%.

¿Por qué no variar eso?
Se ha evaluado bastante. Se le puede decir a un profesor mañana es tu evaluación de desempeño y puede preparar la clase extraordinariamente. Pero no sabemos si eso fue producto de la presión del examen y no es una constante. No se puede negar que sí hay evaluación en el aula.

El Consejo Nacional de Educación afirma que se debe revisar la evaluación.
No, no, quien dice eso es la señora Villarán y algunos miembros afines a su pensamiento, como el señor César Barrera Bazán, Edmundo Murrugarra o discrepantes del gobierno como León Trahtemberg. Los hemos incorporado para escuchar sus voces. No hay ningún documento del consejo que diga lo que usted afirma. Es fácil criticar, pero cuando hay que evaluar a 350 mil maestros, no se puede dar a todos una hora de desempeño en el aula. Son 350 mil horas. Es mejor hacer una selección de conocimientos y luego ver el desempeño.

El Sutep dice que no se evalúa por especialidad y que el examen es memorístico.
No. La primera evaluación es de comprensión de lectura, razonamiento lógico-matemático, conocimientos pedagógicos y de la especialidad (primaria, secundaria o inicial). Si un profesor no puede comprender lo que lee, cómo va a enseñar. Luego se le evalúa en su especialidad. Al final de este gobierno tendremos 90 mil maestros en la carrera pública magisterial y 220 mil que están en la antigua ley del profesorado.

¿Ha leído el programa municipal de Fuerza Social?
Algunos temas son repetitivos del mensaje del Sutep. Lamentablemente, hasta los términos son iguales a algunos de sus panfletos. Hay una ambigüedad en decir si Patria Roja o el Sutep estarán en el manejo educativo. El Sutep le reclama que ellos han trabajado en conjunto la política educativa. Nuestro temor es que las mejoras en la evaluación de los maestros retrocedan…

¿Cómo? Si la evaluación es potestad del Ministerio de Educación.
Podrían matar la meritocracia, los incentivos por rendimiento, homologando a todos con los sueldos de los mejores maestros. Quien estudia y quienes no ganan igual. La descentralización ha hecho que a los directores de UGEL los nombre la región. Ellos son los responsables de implementar las políticas nacionales. Si estos boicotean los procesos de selección en Lima, como ocurrió en Puno, por ejemplo, donde no facilitaron los procesos de inscripción de la LCPM y obstruyeron el ingreso a los exámenes, sería desastroso porque acá está el 30% del alumnado del país. Debería haber un concurso público para directores de UGEL.

¿Y por qué no lo efectúa?
Porque, según la ley, debe realizarlo la región.

El Sutep sostiene que la educación no mejora.
No es cierto. El organismo regional Preal (Programa de Promoción de la Reforma Educativa de América Latina y el Caribe) solicitó a Grade que hiciera una evaluación de la educación en el Perú. De nueve indicadores, hemos mejorado en siete.

Hay fuertes críticas por ‘municipalizar’ 666 colegios, cuando son comunas pobres y sin recursos.
El plan piloto indica que hay municipios que respondieron bien y otros no tanto. Pero en los distritos más pobres y alejados, donde la autoridad del ministerio o la regional no están cerca, el municipio permitió que mejore la cobertura educativa, con lo que se garantiza que los profesores asistan, que los materiales educativos se entreguen. Ese indicador ha funcionado, no las mejoras de infraestructura o de asignar más profesores aparte de lo que el ministerio le transfiere. Desde acá no podemos atender a escuelas en un distrito pequeño. Además, esos 666 colegios vienen de la mano con el programa Juntos, que condiciona la entrega del subsidio con la asistencia del niño al colegio.