Woodman: “Si he tomado un sol, que me fusilen en el estadio”

Ex jefe del IPD acudió ayer ante Comisión de Educación para explicar gasto en reconstrucción

Woodman: “Si he tomado un sol, que me fusilen en el estadio”

Ante la inminente investigación parlamentaria por las presuntas irregularidades en la reciente remodelación del Estadio Nacional, realizada durante el gobierno aprista, el ex jefe del Instituto Peruano del Deporte (IPD), Arturo Woodman, rompió ayer su silencio con esta frase contundente: “¡Si he tomado un sol, que me fusilen en el Estadio!”.

Eso lo dijo en una radioemisora local antes de comparecer ante la Comisión de Educación del Congreso, que preside el legislador Renán Espinoza (AP), a la que fue citado hace tres semanas.

Sin embargo, la exposición que rindió ayer a los legisladores no satisfizo las expectativas de la mayor parte de ellos porque –como lo dijo Renzo Reggiardo (CP)– repitió casi lo mismo que en febrero pasado, cuando fue requerido por igual motivo ante la Comisión de Fiscalización del anterior Congreso.

“No hay irregularidades en la remodelación del Estadio Nacional. Si bien la licitación fue exonerada por el Decreto de Urgencia 004, en todos los procesos se invitó a un grupo de empresas de prestigio. La ejecución de los trabajos y servicios se sujetó a la Ley de Contrataciones del Estado y su reglamento, y el control y supervisión estuvo a cargo de la Contraloría”; esta fue la idea central de la exposición de Woodman.

ÁSPERO DEBATE
Durante el debate, los legisladores Cenaida Uribe (GP), Renán Espinoza (AP), Julio Rosas (F2011), Alberto Beingolea (APGC) y Vicente Zevallos (SN) fueron quienes más cuestionaron la gestión de Woodman y hasta demandaron que se profundicen las investigaciones para dar con los responsables de lo que calificaron como desperdicio de 208 millones de soles para una obra que, originalmente, iba a servir para que el Perú sea sede de los Juegos Panamericanos 2015, pero que, al final, no prosperó.

Woodman replicó a las críticas de los parlamentarios afirmando que se limitó a cumplir con lo que ordenaba el decreto de urgencia y que si se incrementó el presupuesto originalmente fijado fue porque el estadio data de 1952 y tenía instalaciones obsoletas que debían ser renovadas.

Cuando el congresista Espinoza le inquirió –hasta en dos oportunidades– que identifique a qué autoridad del anterior gobierno se le ocurrió remodelar el Estadio, Woodman no lo hizo, pero aseveró que respondió a una política general de remozamiento de varios locales públicos.π

LAS CIFRAS
Del presupuesto y otros números
74’552.819 de dólares (S/. 208,747.895) es la inversión total efectuada en el Estadio Nacional.

47.000 es el número total de butacas que estrena el principal coloso deportivo del país.

1.586 dólares es el costo promedio por cada una de las butacas del Estadio Nacional.

20 años es el plazo máximo para recuperar el monto de lo invertido.