(Editorial): Por la conservación de nuestros bosques

Frente a la comunidad internacional, el presidente Alan García ha puesto sobre la mesa el debate del cambio climático o calentamiento global y ha manifestado, además, el compromiso de conservar incólumes 54 millones de hectáreas de bosques peruanos.

El mandatario planteó ante los gobernantes que participaron en la sexagésima quinta sesión ordinaria de la Asamblea de Naciones Unidas suscribir un acuerdo “global, ambicioso, vinculante y efectivo contra el cambio climático”. Es una cuestión de principios, pero también de supervivencia, que no ha tenido hasta ahora la acogida esperada, como lo demostró el estruendoso fracaso de la cumbre de Copenhague, en diciembre del año pasado.

El Perú es uno de los tres países más vulnerables a la incertidumbre climática que ya viene afectando, mundialmente, la disponibilidad de agua, de suelo cultivable, la crianza y supervivencia de especies silvestres y domesticadas, el patrón de maduración de las plantas, entre otras cosas.

El calentamiento global es causa directa del deshielo y de la desaparición de glaciares, que conlleva la pérdida anual de millones de litros del agua dulce , y de bruscos cambios de temperatura, sequías e inundaciones con consecuencias para la agricultura y ganadería, la industria turística, la cadena de distribución de alimentos, además de la invalorable pérdida de vidas humanas.

Para ser consecuente con su postura ante el foro mundial, el gobierno del doctor García tendría que dar prioridad a la política ambiental, que se ha visto reducida a la creación de un ministerio inoperante, que necesita todas las herramientas, presupuestos y prerrogativas para actuar eficientemente en este escenario.

Un asunto que este gobierno no ha sabido aprovechar, pese a nuestra ventaja comparativa, son los llamados bonos de carbono. Esta es una herramienta financiera por la cual puede accederse a cuantioso financiamiento internacional –público y privado– a cambio de mantener en pie los bosques, es decir conservarlos y manejarlos sosteniblemente para que cumplan su papel de absorber y fijar uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI) y contribuir así a frenar el cambio climático.

El propio presidente ha dicho en la ONU que nuestros bosques “capturan veinte mil millones de toneladas de carbono al año” y ha recordado que nuestro territorio es considerado de megadiversidad, por la inmensa cantidad de especies que alberga.

El Perú posee vastos bosques amazónicos y costeros norteños (bosques secos tropicales) que protegen las aguas superficiales y subterráneas, el suelo y la diversidad de flora y fauna.

Las palabras del presidente García nos comprometen, como país, a liderar una campaña nacional que nos convierta en referente internacional en la conservación de nuestros bosques y otras actividades de positivo impacto ambiental.

Al respecto nuestro Diario promueve la campaña Planeta Verde: Acciones Hoy para un Mañana Mejor para que, en conjunto, Gobierno, empresas, ciudadanos, padres y madres de familia actuemos responsablemente en favor de esta casa grande que es nuestro planeta.


Tags relacionados

Bosques

Medio Ambiente

Ecología