TEST: Ford Mustang GT

Si hay un auto por el que el peruano tiene particular aprecio ese definitivamente es el Ford Mustang. Es un vehículo que

TEST: Ford Mustang GT

Si hay un auto por el que el peruano tiene particular aprecio ese definitivamente es el Ford Mustang. Es un vehículo que marcó una época, formando parte de la literatura peruana y hoy la gente prácticamente se pelea en las calles por comprar algún clásico que ve estacionado. Actualmente, en el Perú se encuentran vehículos de Ford que motivan el deseo, que lo invitan a solar, y en esa lista figura a la cabeza el Mustang GT.

El actual Mustang basa su diseño en la filosofía ‘retro-futurista’, denominada así por la propia Ford. Lo que se intentó fue volver a los inicios del modelo combinándolo con los avances de tecnología de hoy, y para ello se tomó como inspiración una de las carrocerías más deseadas del modelo clásico, la fastback. Esta versión GT lo tiene absolutamente todo: es musculoso, tiene la cara inmediatamente reconocible de un Mustang, tiene las líneas blancas de carrera (Racing Stripes), los faros posteriores estilo clásico, las tomas sobre el capot y masivos aros de 19 pulgadas.

El GT tiene bajo el capot un V8, de 5.0 litros, que produce notables 412 HP de potencia y masivos 53,9 kg.m de torque. El Mustang se tiene que deber completo a la experiencia de manejo y esto es exactamente lo que hace este auto. Ni bien se arranca el motor, el sonido te envuelve y te sientes poderoso. El V8 ronronea como un gato a bajas revoluciones pero ruge como un león al pisar el acelerador. La caja de cambios es mecánica, de seis velocidades. El recorrido de la palanca entre los cambios es sumamente corto y preciso, el embrague es bastante pesado y el sonido del cardán, más el de la corona y blocaje posterior.

Para saber más acerca de este auto probado por nosotros, puede adquirir la edición 566 que ya se encuentra en su puesto favorito.