Alcaldesa de Piura asegura que la orden de desalojo será cumplida

La Cámara de Comercio reporta pérdidas por S/.10 millones en dos días. Las autoridades descartan que sea declarado el estado de emergencia

Por Ralph Zapata Corresponsal

La ola de violencia desatada en los dos últimos días no solo dejó cinco personas muertas, sino también cuantiosas pérdidas económicas. La Cámara de Comercio de Piura estimó pérdidas por S/.10 millones, aproximadamente, como resultado de los saqueos a los locales de venta del centro de la ciudad.

El gerente general de la cámara piurana, Carlos Sánchez, informó que ese monto se había calculado tomando como base los ataques que sufrieron empresas como Elektra, Cossto, los grifos Primax y el Banco de Crédito, donde los delincuentes arrasaron con todo lo que pudieron.

“Aún esperamos los reportes oficiales de las empresas, pero ya hemos hecho algunos cálculos preliminares. Es lamentable lo que ha ocurrido en Piura, y ojalá que se llegue a una pronta solución”, comentó Sánchez.

El empresario descartó que los actos de violencia registrados esta semana ahuyenten las inversiones en Piura. “La ciudad está creciendo económicamente y está captando la atención de grandes empresas que encuentran aquí una zona estratégica para hacer negocios. Es el caso del Open Plaza y Ripley, que abrirán sus puertas este año”, señaló.

BUSCAN ACUERDOS
Ayer en la mañana las autoridades locales se reunieron con los comerciantes informales del Mercado Modelo (quienes se niegan a ser reubicados) en la sede del Gobierno Regional de Piura. La alcaldesa provincial, Mónica Zapata, y el presidente regional, César Trelles Lara, así como los dirigentes del gremio de comerciantes y los representantes de la Policía Nacional del Perú y del Ejército dialogaron durante dos horas. Sin embargo, no han llegado a un acuerdo definitivo.

“Vamos a seguir conversando hasta llegar a un consenso. No habrá desalojos por el momento, pero sí seguimos adelante con el plan de reubicación de los comerciantes”, explicó la alcaldesa Zapata.

La burgomaestre insistió en que nunca se dio una orden de desalojo, y dijo que se siente responsable por las cinco muertes ocurridas en los últimos días.

El gobernador de Piura, Ramón Celi, quien también participó en la reunión, descartó que se fuera a declarar Piura en estado de emergencia, tal como se había informado.

¿CIUDAD INSEGURA?
Para la especialista en gestión pública y temas de gobernabilidad Juana Huaco, la reubicación de los comerciantes informales del Mercado Modelo de Piura es una medida que debe ejecutarse de todas maneras por la seguridad de los clientes y de los propios vendedores.

“La tugurización de las vías públicas hace necesario un ordenamiento del mercado. Lo que sí es importante es que las partes afectadas decidan el lugar y el plazo para la reubicación”, insistió Huaco.

Sin embargo, aseguró que lo más preocupante es el clima de inseguridad desatado en la ciudad. “Es la primera vez que se ha visto a una turba de jóvenes desatando el pánico en el centro de la ciudad”.

Fuentes policiales de la comisaría de Piura estiman que durante los actos de violencia participaron unos dos mil pandilleros, quienes se enfrentaron inicialmente a 100 policías que no se dieron abasto para resguardar el orden. Por ese motivo se decidió pedir refuerzos policiales de Lima, Trujillo y Chiclayo. En estas mismas ciudades los comerciantes habrían contratado a los pandilleros que causaron zozobra durante la semana.

EN PUNTOS
Según la alcaldesa de Piura, Mónica Zapata, existe un informe elaborado por Defensa Civil que aprueba la reubicación de los comerciantes.

El lugar donde serán reubicados es el mercado Las Capullanas.

En horas de la noche, la fiscalía informó que 17 de las 180 personas detenidas el miércoles último durante los disturbios quedarán detenidas para investigar su supuesta participación en la muerte de cinco personas.

También por la noche, el comité de seguridad de la región emitió un comunicado en el que pedía a la alcaldesa y a los comerciantes que continúen con el diálogo. Además solicitaba la construcción de un nuevo mercado en Piura.