Anciano murió de un paro cardíaco en el Poder Judicial de Lima Norte

El litigante Demetrio Ramos tuvo un disgusto por una supuesta negligencia del personal del Séptimo Juzgado Penal, denunció su abogado

Anciano murió de un paro cardíaco en el Poder Judicial de Lima Norte

Un anciano de 84 años identificado como Demetrio Ramos Anicama falleció esta mañana en la sede del Poder Judicial de Lima Norte, en Independencia, aparentemente por un paro cardíaco. Sin embargo, su abogado Willy Cotrina denunció que el deceso del octogenario se produjo luego de un disgusto generado por personal del Séptimo Juzgado Penal y por la supuesta negligencia y mala atención del mismo.

En declaraciones a elcomercio.pe, el letrado comentó que su defendido había acudido al citado juzgado para declarar en el proceso que se le había iniciado recientemente por el presunto delito de usurpación.

Ramos Anicama había sido citado para las 9:30 a.m., pero llegó pasadas las 10 a.m. por habérsele presentado dificultades para llegar. Y es que el anciano padecía de problemas cardíacos. Es por ello, que el secretario del juzgado –al que Cotrina identificó como Iván Hernández- le dijo al hombre de 84 años que tenía que esperar su turno, porque ya se estaba dando otra diligencia.

“Parece que mi cliente se disgustó con esta actitud”, señaló el abogado, cuestionando por qué el personal del juzgado no reprogramó en todo caso la audiencia considerando el estado de salud del procesado, quien en un momento se desvaneció y quedó tendido en el cuarto piso del establecimiento judicial.

“Esta es mi denuncia. El personal del juzgado, en vez de llamar a los paramédicos y al mismo médicos legistas que están en el mismo local, se abocaron a darle aire, echarle alcohol y con eso han dilatado más”, manifestó. Cuando los bomberos llegaron, el ciudadano mayor de edad ya no tenía pulso a las 10:30 a.m.

El cuerpo inerte fue trasladado a la Morgue de Lima en un patrullero luego de ser evaluado por un médico legista. “Aquí lo irregular es que el juzgado ha sido bastante negligente y cómo maltratan a los litigantes”, acotó.