Ancianos acusados de haber matado a vigilante temen volver a prisión

Este lunes enfrentarán al único testigo presencial del caso, Juan Carlos Chumpitaz, quien los sindica como los autores del crimen

“Es como si nuestra pesadilla no hubiese terminado todavía”. Así resume su situación, Ruth Bravo Pérez (73), la anciana sindicada junto a su esposo Julio Cortez Méndez (75) de haber asesinado a golpes al vigilante Rufino Flores Huamán, el pasado 29 de abril en la urbanización Leoncio Prado, en el Rímac.

Y es que este lunes, la pareja, que se encuentra bajo comparecencia restringida, tras haber salido de la cárcel en donde permanecieron recluidos por tres semanas, se preparan para enfrentar al único testigo presencial, Juan Carlos Chumpitaz, quien los sindica como los autores del crimen.

Al respecto, la abogada de la pareja, Carolina Miranda indicó que el careo no tiene sentido, ya que el informe forense reveló que Flores Huamán no murió a causa de golpes.

“Ya sería jalado de los cabellos, que a pesar de que exista este medio probatorio contundente quieran y pretendan nuevamente ingresarlos al penal”, refirió a Frecuencia Latina.

Asimismo, Cortez Méndez reiteró su inocencia. “Yo siempre he dicho que soy inocente y nunca he salido a molestar a esa gente. Yo no he pegado con palos como dicen esa gente. Yo no los conozco”.