Animales en peligro de extinción fueron hallados en una casa de Cieneguilla

La Policía dio con el paradero de tres otorongos, dos pumas, un cóndor, un águila y otras criaturas silvestres al cumplir una orden de desalojo

Pese a encontrarse en peligro de extinción, Humberto Gabiña tenía en su casa de una hectárea en Cieneguilla a nada menos que tres otorongos y dos pumas en pequeñas jaulas, como si se tratase de especies domésticas.

Además, de un águila, un cóndor, unas cuatro tortugas taricalla –que se encontraba sobre tierra, a pesar de ser acuáticas-, dos monos machín, un loro de frente roja y otro de cabeza oscura.

Humberto Gabiña, el antiguo propietario de la vivienda, crió todos estos animales desde pequeños. Por ello, el águila convivía con un guacamayo en la misma jaula sin problema alguno, mientras que en su sistema natural este sería su merienda.

Asimismo, un cóndor vivía entre rejas, sin poder volar, y uno de los pumas no se encontraba en buen estado de salud, según informaron inspectores del Ministerio de Agricultura. “Puede estar estresado o sufriendo alguna enfermedad parasitaria”, detalló uno de ellos.

TRAER ESTOS ANIMALES A LA COSTA PUEDE GENERARLES TRANSTORNO
El inspector de Flora y Fauna Dennis Cruces Aguirre indicó que la legislación nacional prohíbe la tenencia de estas criaturas, la mayoría perteneciente al ecosistema amazónico, si es que no cuentan con las autorizaciones correspondientes.

Asimismo, explicó que estos animales están protegidos por el Gobierno al considerarse en peligro de extinción. “Traer un animal que es de clima tropical a la costa central del Perú, que es de tipo sub tropical árido, genera en ellos trastorno”, añadió.

Todos ellos fueron hallados cuando la Policía cumplía una orden de desalojo de la casa de Gabiña.

Sobre este hecho, el comandante Carlos Quintanilla, de la Comisaría de Cieneguilla, dijo que ellos no tenían conocimiento que al interior de este inmueble existían animales silvestres.

La Fiscalía ordenó que todas las criaturas permanezcan en sus jaulas hasta que algún zoológico las reciba.