Ataque en Quelloúno: narcoterroristas tratan de abrir una nueva ruta de la droga

El especialista en temas de narcotráfico Pedro Yaranga comentó que el ataque fue obra de unos pocos francotiradores

Ataque en Quelloúno: narcoterroristas tratan de abrir una nueva ruta de la droga

El experto en temas de narcotráfico Pedro Yaranga. elcomercio.pe/tag/348291/pedro-yaranga señaló hoy que el reciente ataque al puesto policial de la Dinoes en Quelloúno responde a una estrategia de los narcoterroristas para abrir una nueva ruta de la droga.

“De Quelloúno se sale a Calca y tranquilamente se puede ir de ahí a Arequipa o Puno”, señaló.

De la misma opinión fue el gobernador de Quelloúno, quien indicó que la localidad “tiene acceso hacia el Cusco y parece que los narcoterroristas están viendo llevar por esta nueva ruta, por eso se está viendo esa presencia”.

Yaranga agregó que “hace algunos días, después de los ataques en Kepashiato, se ha ubicado la columna narcoterrorista en la zona del valle de San Miguel, que es cercana a Quelloúno. Todo hace suponer que parte de esa columna se desplaza por la zona”, indicó en Radio Programas.

Sin embargo, este aclaró que “no estamos hablando de una columna completa, simplemente se trata de uno, dos o tres narcoterroristas que son, básicamente, francotiradores”.

LA ESTRATEGIA DEL NARCOTERRORISMO
El especialista se refirió también a que el terrorista Marco Antonio Quispe Palomino, alias ‘camarada Gabriel’, “está tratando de desplazarse por esas zonas, tratando de abrir territorio y de dispersar la atención de las fuerzas del orden. No hay que descartar que mientras las fuerzas del orden presten atención en esta zona haya más atentados. Los narcoterroristas siempre tratan de hacer estas cosas”.

Agregó que la columna de ‘Gabriel’ se desplaza principalmente por una zona conocida como “Oreja de perro”, “que abarca al zona colindante de Ayacucho y Apurímac, Vilcabamba y una parte del valle de La Convención”.

Finalmente, indicó que, tras el ataque, “las fuerzas del orden han solicitado mayor cantidad de municiones y algún tipo de armamento, porque el que tiene la Policía todavía data de la Segunda Guerra Mundial y ya es hora de renovarlo, pues hubo varios enfrentamientos y ha presentado serias fallas”.