Autos viejos lanzan casi dos mlls de toneladas de CO2 en exceso al año

Pese a esta grave situación ni el MTC ni la Municipalidad de Lima saben con certeza cuándo empezarán los planes de retiro de los vehículos más antiguos

*Por Fabiola Torres* Lima se está convirtiendo en una cámara de gas. Cada día que pasa ocho millones de habitantes se condenan a una muerte lenta, provocada por un humo espeso y picante que emanan miles de vehículos viejos y alimentados con los combustibles más sucios del planeta. Sin embargo, los plazos para retirar los autos chatarra de circulación, detener la importación de los usados y eliminar el azufre de los combustibles se han ido extendiendo como si a nadie le importara las pérdidas de vidas por enfermedades respiratorias y accidentes de tránsito. Ni el Ministerio de Transportes ni la Municipalidad de Lima saben con certeza cuándo empezarán los planes de retiro y reciclaje de los vehículos más antiguos. Y, a contracorriente de la tendencia mundial, en el Perú aquellos que tienen autos nuevos, y por lo tanto menos contaminantes, tienen que pagar un impuesto al patrimonio vehicular más alto que los que poseen carcochas letales. Sobre ello, el titular de Transportes, Enrique Cornejo, dice que planteará al Ministerio de Economía y los municipios la modificación de los criterios tributarios que obligan hoy a pagar en función del valor del vehículo (1% de su valor oficial) sin considerar reajustes por antigüedad y polución. *TONELADAS TÓXICAS* El diésel que subvenciona el Estado y que consume el 60% del parque automotor produce partículas suspendidas en el aire 26 veces más pequeñas que el ancho de un cabello humano, las cuales ingresan hasta lo más profundo de nuestros pulmones y corazones. Esas partículas son las causantes de más de tres mil muertes por año, según el Ministerio del Ambiente. De no aprobarse este año una prórroga más, desde el 1 de enero del 2010 las refinerías tendrían que vender combustible sin azufre. Al año, un vehículo viejo consume 630,83 litros más de combustible que uno nuevo, calcula Edwin Derteano, vicepresidente de la Asociación Automotriz del Perú. Esto significa también que su tubo de escape lanza 1,78 toneladas de dióxido de carbono (CO2, uno de los principales gases que producen el efecto invernadero) más al ambiente en ese mismo lapso. Multiplique por el millón de autos chatarra que componen nuestro parque automotor: ¡1’785,258.33 toneladas de CO2 por año! El dato se calculó tomando en cuenta un vehículo particular que consume un galón (3,78 litros) de diésel por cada 30 km recorridos y se le comparó con un vehículo nuevo que rinde 40 km por galón. Se asume que ambos autos recorren 20.000 kilómetros al año y que la combustión de un litro de diésel produce 2,63 kilogramos de CO2. El ingeniero Iván Arévalo, supervisor del servicio de revisiones técnicas del Senati, indica que los vehículos con más de cinco años de antigüedad tienen sistemas de carburación y no modernos sistemas de inyección electrónica. Esto hace que consuman más combustible y contaminen más. Raúl Barrios, vicepresidente de Lidercon Perú, revela que el 22% de los 90.643 autos evaluados en las plantas de revisiones técnicas tiene problemas de emisión de gases. Pero ninguno está impedido de circular. *TRÁFICO LENTO Y ACCIDENTES* Por las calles vemos vehículos que tienen hasta 35 años de operación. Allí están los denominados “lanchones” que pese a su pésimo estado son usados en el servicio de colectivos, legalizado en el 2007 por el Congreso de la República sin que la Municipalidad de Lima protestara por ello. Pero los limeños no solo aspiramos smog después del desayuno, sino que perdemos valiosos minutos atrapados en los embotellamientos producidos por el irracional número de vehículos de servicio de transporte público. Según la Gerencia de Transporte Urbano de Lima, 20.466 vehículos (75% del total de la flota) tienen más de 15 años de antigüedad y deberían ser cambiados por buses de mayor capacidad. Además, según la Asociación de Representantes Automotrices del Perú, existen 120.000 autos con más de diez años de operación. La mayoría importada de segunda mano y con el timón cambiado. Precisamente, los autos involucrados en siete de cada diez accidentes de tránsito fatales en Lima son station wagon con estas características, revela el Centro de Investigación y Asesoría Terrestre de Lima. Sin embargo, un grupo de congresistas ha presentado seis proyectos de ley con los que pretenden ampliar nuevamente el plazo para la importación de vehículos usados. Uno de ellos plantea extender el plazo hasta el año 2022. ¿Se habrá preguntado si la salud de Lima resistirá? *Chatarras ingresan con amparos* Las medidas cautelares y recursos de amparo que otorga el Poder Judicial permiten el ingreso de vehículos usados importados que incumplen los requisitos técnicos referidos a antigüedad y kilometraje exigidos por la normativa vigente. Durante el 2008, de los 45.863 vehículos usados importados, el 9,6% (4.384 unidades) ingresó por medidas cautelares o recursos de amparo. Como si esto fuera poco, el congresista Jorge Flores Torres ha pedido a la Comisión de Transportes que se acoja una propuesta de los importadores de vehículos usados para computar la antigüedad de dichas unidades a partir del año siguiente de su fabricación y no de su fabricación como ha sido siempre. Esto significaría ampliar por un año más la antigüedad de los autos usados que se importan al Perú. En otras palabras, con ayuda del propio Congreso se le sacaría la vuelta a la norma que prorrogó la importación de vehículos usados hasta el 2010. *LAS CIFRAS* 653.742 vehículos usados han ingresado al país desde que se abrió la importación de vehículos usados en 1992 hasta el 2007. En mismo período ingresaron 439.904 autos nuevos. 64.357 autos ya usan gas natural vehicular en Lima y Callao. 6.238 unidades desaprobaron la revisión técnica en las plantas de Lidercon Perú. Sus propieatrios no han regresado.

Tags relacionados

Metropolitana

Tránsito