Cajamarquinos marcharon desafiando estado de emergencia decretado por el Gobierno

Los pobladores de Bambamarca protestaron en las calles en una jornada en la que el líder de Tierra y Libertad, Marco Arana, fue liberado

Cajamarquinos marcharon desafiando estado de emergencia decretado por el Gobierno

Cajamarca no soportó ayer, jueves, los niveles de violencia registrados en los dos días previos pero igual la atmósfera de tensión continúa y mantiene la alerta. Al deceso de José Antonio Sánchez Huamán, poblador de Celendín de 29 años, en el hospital regional siguió una mañana con efectivos policiales siempre patrullando las principales vías del centro de la ciudad. Pero esta vez no hubo piquetes de manifestantes que repeler ni detenciones por violaciones del estado de emergencia.

Ni siquiera los pronunciamientos, siempre enfervorizados del presidente regional, Gregorio Santos, quien al mediodía señaló al Gobierno por las recientes muertes en protestas antimineras, y del ex sacerdote Marco Arana, pidiendo la paralización del proyecto Conga y dando cuenta de su detención a manos de los agentes destacados a la zona del conflicto, prendieron la mecha.

El colaborador de El Comercio en Cajamarca, Axel Cabanillas, informó que el tránsito de gente y vehículos se normalizó, los negocios volvieron a funcionar, y los colegios recibieron otra vez a su alumnado. Tampoco llegaron más custodios. Por el contrario, 100 de estos salieron temprano rumbo a Bambamarca, donde las protestas amenazaban con agudizarse hoy tras el fallecimiento, el miércoles, de Joselito Vásquez Campos (28), producto de un disparo en el tórax. En esta ciudad sí se suspendieron las clases el jueves.

Mientras tanto, ya en horas de la tarde llegaron a Cajamarca llegaron dos comisionados de la Cruz Roja Internacional para evaluar el grado de convulsión y actuar dentro de sus competencias.

Tal vez en el mismo grado de tensión, el obispo de Cajamarca, José Carmelo Martínez Lázaro, invitó a Santos, a coordinar una eventual mesa de diálogo con autoridades del Ejecutivo, y así zanjar los temas en debate en torno al proyecto Conga.

Para hoy, se ha previsto la llegada del legislador Jorge Rimarachín, expulsado del partido oficialista y uno de los principales opositores al proyecto aurífero.