Casi la mitad de limeños no sabe del reordenamiento en la Av. Abancay

Aprobación de Villarán subió un punto respecto al último mes. La medida para restringir ingreso de taxis al centro es rechazada por la gente

Casi la mitad de limeños no sabe del reordenamiento en la Av. Abancay

CARMEN GALLEGOS PÉREZ

Mira acá los resultados completos de la encuesta

Un enredo de buses y coasters cerrándose el paso en una competencia interminable por recoger pasajeros. Cláxones, gritos de cobradores, esmog y un tráfico feroz. Ese es el escenario que atraviesan las 8.800 personas que circulan por la Av. Abancay cada hora. ¿Tiene arreglo?

Para el Concejo de Lima, con la restricción de los paraderos sí es posible ordenar esta vía que soporta 48 rutas de transporte público, es decir el 40% del total de líneas de la ciudad.

Una medida que, luego de varios retrasos, comienza oficialmente hoy en la Av. Abancay –entre el Jr. Amazonas y la Av. Nicolás de Piérola– con el funcionamiento de tres nuevos tipos de paraderos (A, B y C) y la consecuente fiscalización del respeto hacia los mismos.

¿Pero están informados los limeños de este reordenamiento? Según revela la última encuesta de El Comercio realizada por Ipsos Apoyo, el 52% de capitalinos sabe de esta medida. De ese total, el 78% la aplaude, pero el 54% desaprueba que los buses solo se detengan por un máximo de 15 segundos para recoger pasajeros.

Al respecto, el arquitecto Miguel Ángel Torres, especialista en infraestructura vial, refiere que el tiempo de parada de 15 segundos funciona muy bien en un sistema tipo metro, con paraderos establecidos como el Metropolitano.

“Establecer paraderos es un paso enorme para educar al ciudadano. No obstante, en los buses convencionales tal vez resulte insuficiente. Eso puede ajustarse”, dijo.

Luis Quispe Candia, de la ONG Luz Ámbar, recomendó realizar un estudio para conocer al público y sus modalidades de embarque, con lo que se determinaría un tiempo de parada adecuado.

“El origen del caos es que cada conductor para donde quiere. Esta decisión va a significar un cambio. No obstante, considero que no se está orientando bien al usuario”, puntualizó.

LA CUESTIÓN DE LOS TAXIS
Otro anuncio importante sobre la mejora en el transporte público fue el referido al ingreso de taxis al Centro de Lima, pues desde enero del 2012 se restringirá el acceso de estos vehículo si van vacíos.

Solo se permitirá la entrada de unidades que presten el servicio cuando tengan que dejar pasajeros.

El anuncio municipal no fue recibido con agrado por la mayoría de limeños, que se verán obligados a caminar varias cuadras para tomar un taxi. El 62% de entrevistados dijo no estar de acuerdo con la medida.

Al respecto, Quispe Candia propuso establecer paraderos de solo 2 o 3 unidades distribuidas en jirones como Ica, Miró Quesada y Camaná.

“En Sao Paulo y Curitiba [Brasil] el servicio de taxi tiene paraderos en todas las vías transversales a las avenidas principales. Hay casilleros para 3 o 4 vehículos, de tal forma que nadie toma un taxi en la vía principal. El que va a tomar un taxi está obligado a ir al paradero”, comentó.

Torres también se mostró a favor de la medida para controlar los más de 300 mil taxis que circulan por la ciudad.

“Esta medida tiene sentido. La mayor ocupación del espacio vial la generan los taxis que están dando vueltas”, comentó.

SUBIÓ UN PUNTO
A diferencia de semanas anteriores, la aprobación de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, no continuó en caída libre. Pese a la polémica por los anuncios sobre transporte, esta subió en un punto (19%).

EL DATO
La multa que el concejo aplicará a los transportistas que recojan o dejen pasajeros en paraderos no autorizados de la Av. Abancay será de S/.720.