Caso Fefer: Eva Bracamonte y Liliana Mannarelli denunciaron ser víctimas de homofobia

La jueza Nancy Choquehuanca exigió realizarles exámenes para determinar la relación entre su comportamiento sexual y la predisposición a cometer actos ilícitos

Eva Bracamonte y Liliana Castro Mannarelli habrían sido víctimas de homofobia por parte de la justicia peruana.

Así lo reveló anoche el programa de TV “Panorama” basado en un documento de la jueza Nancy Choquehuanca que ordenaba practicar una pericia sicológica y siquiátrica en las principales implicadas en la muerte de la empresaria judía Myriam Fefer, ocurrida en agosto de 2005.

Según indicó el reportaje periodístico, el pedido de la magistrada tenía como fin “determinar su comportamiento sexual y su predisposición a cometer actos ilícitos”, según indicaba en el documento.

En opinión del criminólogo Miguel Pérez Arroyo, con esta solicitud “se ha pretendido contaminar con predisposición o con discriminación y homofobia bastante preocupantes”. Pérez agregó tajante: “Lo que la jueza está pensando es que las personas que tienen opciones sexuales diferentes están predeterminados a conductas antisociales que llevan a una homofobia”.

PREGUNTAS SIN SENTIDO
Por su parte, las acusadas se defendieron y contaron cómo fueron realizados dichos exámenes. Ellas declararon que fueron cuatro veces. Todas incómodas. “Eran preguntas horrorosas, humillantes e indignantes, que creo que nadie en su sano juicio hubiera respondido. Me preguntaron sobre mis preferencias, si me gustaba el sexo anal, las orgías, cuántas veces al día me masturbaba, a partir de cuándo tuve relaciones sexuales con Lili, quién era la pasiva y la activa, qué le hacía una a la otra, si prefería hacerle sexo oral a hombres o mujeres, todo tipo de asquerosidades. Y todo con la cara de pervertido de ese sicólogo”, declaró Eva Bracamonte, quien no dio el nombre del especialista que la atendió.

“Cambiaron mi declaración. De moretones que dije eran por jugar fútbol, ahora dice que son chupetones o moretones sexuales. Qué tiene que ver cuántas veces me masturbo para saber si puedo cometer un homicidio. Yo no entiendo qué relación le encuentra la jueza a eso para pedir algo así”, dijo con indignación Castro Mannarelli. “Escuchar que las personas que van a decidir tu futuro creen o piensan que la preferencia u orientación sexual de una persona tiene que ver con que si cometió o no un delito es gravísimo. Me desconcierta y me indigna”, acusó Bracamonte, que en los próximos días del inicio del juicio oral.

“Cuando terminó uno de los exámenes, el sicólogo me recomendó probar un hombre. ¿Cómo puede hacer ese tipo esos comentarios?”, señaló Castro Mannarelli.
La fiscalía ha pedido 35 años de cárcel para Bracamonte y Mannarelli por supuestamente haber planificado la muerte de la madre de Eva, Myriam Fefer.