Caso ‘Gringasho’: Peligrosidad de menores los hace más que simples infractores

El Congreso analiza tres proyectos para que adoslecentes sean juzgados penalmente desde los 15 años. Ex ministro advierte que bandas utilizan a hampones juvelines por fragilidad de castigos

Caso ‘Gringasho’: Peligrosidad de menores los hace más que simples infractores

SEBASTIAN ORTIZ MARTÍNEZ @Shebas07
Redacción Online

La fuga y recaptura de Alexander Manuel Pérez Gutiérrez ‘Gringasho’ abrió nuevamente el debate del endurecimiento de los castigos para los menores de edad que cometen delitos graves. El sindicado sicario más joven del país no puede regresar a Maranguita por su alto nivel peligrosidad y fue internado esta madrugada en la Sala Nacional contra Terrorismo, en el Cercado.

Tras la reclusión del norteño, un ex ministro, un abogado penalista y la presidenta de la Comisión de Justicia del Congreso analizan su caso.

El ex titular del Interior Remigio Hernani recordó que ‘Gringasho’ fue criado en el barrio de El Porvenir, en la ciudad de Trujillo, por su abuela y que a los 11 años dejó el colegio para trabajar.

“Su caso es lamentable, no tiene padres y ha sido formado por su tío, un delincuente (Roberto Gutiérrez Guzmán, cabecilla de Los Malditos de Río Seco). Él lo ha inducido y metido al delito. Fue abandonado y no recibió ninguna clase de educación moral. Creció en un ambiente de delincuencia y no tiene ningún respeto por la vida”, afirmó en diálogo con elcomercio.pe.

Según explicó Hernani, quien antes de ser ministro perteneció a la desaparecida Policía de Investigaciones del Perú, desde hace un par de años las organizaciones criminales “utilizan a menores” como Pérez Gutiérrez para cometer “asesinatos e incluso para traficar droga”. ¿La razón? “Porque los menores no son condenados por un delito, sino castigados como infractores”.

En esa línea, consideró necesario que el Ejecutivo y el Congreso endurezcan las leyes que castigan a los menores que comentan delitos.

“HAY MÁS ‘GRINGASHOS’”
Aspecto con el que coincidió el abogado penalista Luis Lamas Puccio, quien detalló que actualmente el Código de los Niños y Adolescentes permite que una persona infractora aún cuando haya cumplido la mayoría de edad “pueda durante un tiempo determinado seguir internado en un centro de rehabilitación para adolescentes”.

“Posiblemente, haya otros delincuentes juveniles del mismo o mayor calibre que ‘Gringasho’, por lo que opino que se debe construir un centro de reclusión especial para estas personas. No pueden estar con otros chicos, cuyas infracciones son menores”, dijo el letrado en comunicación con este medio.

Lamas Puccio afirmó que “el aumento significativo de la delincuencia juvenil es una realidad” y cada día aparecerán más adolescentes que comentan delitos graves. Por ello, dijo que el Estado debe estar preparado.

“No solo se trata de modificar las leyes (…) Debería existir una restructuración total de todas las áreas involucradas en la prevención y castigo del delito. Es un tema que tiene que analizarse a fondo”, concluyó.

FIGURA DEL INFRACTOR DESBORDADA
Por su parte, la presidenta de la Comisión de Justicia del Congreso, Marisol Pérez Tello, sostuvo que “hay menores cuyos niveles de peligrosidad están por encima de lo que se concebía cuando se creó la figura del infractor”. “Creo que ellos (los adolescentes) tienen que asumir las consecuencias de sus decisiones desde un penal”, añadió.

La dirigente del Partido Popular Cristiano (PPC) recordó la existencia de un proyecto de ley enviado por el Ejecutivo para que los chicos que cometan delitos de gravedad sean trasladados, al cumplir los 18 años, a un área especial de los penales para reos primarios. Recordó, asimismo, que esta propuesta ya ha sido aprobada en su grupo de trabajo y que está en “cola” para ser debatido en el pleno.

“La iniciativa, que ha sido incluida en la modificación del Código de los Niños y Adolescentes, establece que cuando un infractor cumpla los 18 años no sea liberado automáticamente, sino que tomando en cuenta su peligrosidad y cuánto ha logrado resocializarse pueda pasar a un espacio en un penal para adultos, pero con tratamiento diferenciado”, expresó.

Pérez Tello señaló que este proyecto deberá ser revisado en el próximo pleno ordinario, que está programado para la primera quincena de marzo tras el receso legislativo.

Contó, además, que existen tres proyectos de ley que proponen reducir la edad de inimputabilidad de los menores. Es decir, que se podría juzgar a un adolescente que cometió un delito a los 15 o 16 años, como lo sugieren las iniciativas que serán debatidas en dos meses.

“Aquí vamos a tener que realizar un análisis profundo. Si el delito del menor se considera una infracción no puede ingresar a un penal en las mismas condiciones que los demás reos. Se necesita un tratamiento especial y que estén en un espacio diferenciado”, acotó.