Catorce muertos dejaron choques entre manifestantes y policías en Cachemira

La población musulmana se enfureció por los rumores de que una copia del Corán había sido profanada en EE.UU. Prendieron fuego a varios edificios y la policía les disparó

Los rumores de que una copia del Corán había sido profanada en EE.UU. inflamaron aún más los ánimos en el valle de Cachemira, que hoy vivió la jornada más violenta con al menos 14 muertos desde que comenzó la actual ola de protestas contra la India, en junio pasado.

Según fuentes oficiales citadas por la agencia PTI, al menos 14 personas, entre ellas un policía, perdieron la vida y 70 resultaron heridas durante varias manifestaciones y choques con las fuerzas de seguridad en todo el valle de Cachemira, musulmán bajo soberanía india.

Por su parte, la agencia IANS elevó a 16 los fallecidos, entre ellos un policía, y situó en 80 el número de heridos.

Una de las protestas, que dejó al menos cinco muertos en Tangmarg (norte cachemir), fue motivada por los rumores de que se había quemado una copia del Corán en EE.UU., según el plan que tenía un pastor protestante radical estadounidense, que finalmente no llevó adelante.

Los manifestantes prendieron fuego a una escuela cristiana y a varios edificios y residencias oficiales, tras lo cual protagonizaron un choque con la Policía, que abrió fuego contra ellos.

“Son protestas absolutamente proislámicas y pedimos castigos adecuados para aquellos que han profanado el sagrado Corán”, dijo a IANS un lugareño de 55 años, Manzoor Ahmad.

EE.UU. CONDENÓ ACTOS
En un comunicado, el embajador estadounidense en Delhi, Timothy J. Roemer, precisó que algunos medios han informado de que el pasado 11 de setiembre “un individuo desinformado de EE.UU. profanó el sagrado Corán arrancándole algunas páginas”.

“Condeno estos actos como irrespetuosos, intolerantes, desintegradores y no representativos de los valores norteamericanos”, aseveró. “También estamos consternados al ver informaciones de que una escuela y una iglesia en Cachemira y en Punjab (estado vecino) han sido atacadas y destruidas por alborotadores”, manifestó.

Durante la jornada se registraron muchas otras protestas con víctimas en otros puntos del valle como Badgam, Pampore, Bandipora y Charar-e-Sharif.

Todo ello pese al toque de queda impuesto este fin de semana y ampliado hoy por las autoridades indias ante el brote de violencia tras las oraciones del Eid, festividad que marca el fin del Ramadán.

CONFLICTO INTERNO
Aunque las fuentes oficiales indias insistieron en que los manifestantes expresaron su repulsa por la profanación del Corán tras informaciones al respecto difundidas por una televisión iraní cuya transmisión fue después bloqueada, las protestas son constantes desde junio y tienen como principales proclamas la independencia y la retirada de las fuerzas de seguridad indias.

Decenas de civiles han muerto desde entonces y los analistas empiezan a comparar la situación con el final de la década de 1980, cuando a la efervescencia social se unió el auge de grupos separatistas o propaquistaníes armados.