Chofer de Kyoung Kim Hee fue detenido por participar en secuestro

Miguel Moreno Ángeles se comunicó varias veces desde su celular con los plagiadores del joven de ascendencia coreana

Chofer de Kyoung Kim Hee fue detenido por participar en secuestro

LUIS GARCÍA PANTA
El Comercio

Hizo creer a todos que había sido víctima de la banda que secuestró al escolar del colegio Roosevelt. En algún momento, llegó a explicar que la familia del muchacho lo había contratado como chofer y no como guardaespaldas ni agente de seguridad y por esa razón no ofreció resistencia ni pudo repeler a los delincuentes que mantuvieron 19 días cautivo a Kyoung Kim Hee (18), la víctima.

Su hipocresía llegó al extremo de que en una entrevista televisiva, 16 días después del plagio, se dirigió a los captores y los exhortó a que soltaran al muchacho. “Es todavía un niño y cuando lo suelten espero volver a reunirme con él para seguir llevándolo al colegio y hablar de fútbol”, expresó compungido aquella vez.

Sin embargo, todo lo que decía Miguel Ángel Moreno Ángeles, de 31 años de edad, el chofer de la familia del escolar Kim Hee, era falso. Ayer agentes de la División de Investigación de Secuestros de la PNP (Divise) lo detuvieron cerca de su domicilio en Villa María del Triunfo luego de comprobar, a través de pericias, que desde su celular se comunicó varias veces con los plagiadores cuando estos tenían a Kim Hee.

Es decir, era un integrante más de la organización criminal que ayer fue desbaratada.

“Desde el inicio, sabíamos que era el principal sospechoso. Lo dejamos libre para seguirlo y saber con quiénes se reunía, teníamos un presentimiento”, señaló ayer el general PNP Eusebio Félix Murga, jefe de la Dirincri.

CONTRATO DE 4 MESES
Moreno Ángeles había entrado a trabajar con la familia del muchacho secuestrado cuatro meses atrás. Por su cercanía con la familia, supo de los movimientos económicos del padre de Kim Hee, un empresario textil del emporio comercial de Gamarra, y –según la policía– esa información la trasladó a la banda que perpetró el secuestro a las 7:20 a.m. del martes 23 de agosto.

Aquella vez, Moreno manejaba el auto Kia Sportage de placa LGS-424, el cual fue interceptado por dos vehículos en los cuales iban cuatro sujetos con chalecos antibalas con el logo de la PNP. Estos le cerraron el paso y se llevaron al muchacho cuando se dirigía a su colegio en La Molina. El secuestro sucedió en el cruce de las calles 12 de Junio y Montezuma, en la urbanización Matazango, en La Molina.

Los plagiadores se llevaron el auto y al muchacho, pero dejaron horas después al chofer Moreno Ángeles cerca del lugar con algunos golpes leves. Como un mensaje a la familia, el auto de la víctima recién fue encontrado al día siguiente abandonado en una calle de San Luis con la mochila, la computadora laptop y otros objetos de Kim Hee.

Ayer Moreno Ángeles fue llevado al Instituto de Medicina Legal y en la noche iba a ser sometido a otro interrogatorio. Antes de la liberación del escolar, había sido citado por la PNP y sometido a preguntas 5 veces. En todas negó su participación en el plagio.

CAEN CÓMPLICES
Sin embargo, la detención de Moreno Ángeles no fue la única. Los agentes de la Divise detuvieron también en el cono norte de Lima a Sergio Mallqui Dávila (36) y a Carlos Jaime Zamora Santa Cruz (41), presuntos integrantes de la banda. También a un tercer sujeto cuyo nombre se guarda en reserva. Anoche un equipo de la Divise acudió a la avenida Lima cuadra 16, en Villa María del Triunfo, donde Kim Hee permaneció 19 días cautivo.

CRONOLOGÍA
La policía investigó sus llamadas

[23/8/2011]
Kyoung Kim Hee (18) es plagiado en La Molina. La familia recibió dos llamadas telefónicas de los secuestradores.

[24/8/2011]
El chofer Miguel Moreno Ángeles es investigado y la PNP le levanta el secreto de las comunicaciones.

[8/9/2011]
Se confirma que al cuarto día del cautiverio, Kim Hee fue obligado a escribir una carta en coreano a su familia.

[10/9/2011]
Luego de 19 días de cautiverio, es liberado por sus captores. Llega en taxi a su casa en San Isidro.

Claves
La familia y la Dirincri confirmaron que no hubo pago alguno a los plagiadores por la liberación de Kim Hee.

Solo tres llamadas hicieron los secuestradores a la familia de Kim Hee.

La identificación de la PNP a los captores propició que estos se vean obligados a soltar al estudiante.