Ciento cuatro menores NN están en albergues y buscan a su familia

Hay bebes y niños que fueron encontrados entre el 2003 y el 2008. El Inabif pide a los padres que no los quieren, renuncien formalmente a ellos

*Por: Fabiola Torres López* Adolfo es un nombre prestado, pero le gusta que lo llamen así. Se lo escogió uno de los policías de la comisaría Sol de Oro, en Los Olivos, tras interrogarlo y comprobar su discapacidad mental y de lenguaje. Adolfo es mucho mejor que ser un NN. N (o mamá) N (o papá). No nombrado. Ningún familiar a quien reclamar. Ha pasado un año desde que este chico que aparenta tener ocho años y tiene el síndrome de Down fue encontrado por la policía caminando sin rumbo en las calles de la urbanización Sol de Oro. Un año que aguarda en el albergue San Antonio del "Programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar":http://www.inabif.mimdes.gob.pe/portal/ (Inabif) a que algún familiar aparezca. La asistenta social Paulina Chuquiarque dice que recorrió las comisarías del Cono Norte sin éxito. Nadie puso una denuncia por su desaparición. Nadie, aparentemente, lo busca. Las pistas por seguir son escasas, pues Adolfo no ha podido aportar datos. La esperanza es que alguien al ver esta nota o revisar la página web del Inabif (www.inabif.gob.pe) reconozca su rostro y el de otros 103 menores de edad que también se extraviaron o fueron abandonados entre el 2003 y 2008. Ellos se encuentran bajo la tutela del Estado, pero no pueden acceder a su derecho a un nombre y apellidos . El Poder Judicial y la Unidad Gerencial de Investigación Tutelar del Inabif ordenaron la difusión de sus rostros para agotar las vías de búsqueda de sus familias. De no haber resultados, los niños serán declarados formalmente en abandono para que puedan ser adoptados por familias dispuestas a darles amor. En el grupo hay bebes de 1 año como Moisés, quien fue dejado a las pocas horas de nacer en una acequia de Puerto Supe, Barranca, en abril del año pasado. Él tiene un problema de movilidad en los brazos y hoy recibe terapia en un albergue estatal. Sin saber por qué Moisés ya ha vivido una odisea legal: alguien lo encontró, llamó a la policía y esta lo llevó a la comisaría. Luego, pasó a un centro preventivo policial. Su caso es ahora revisado por un juzgado de familia, que ha iniciado una investigación para determinar si no tiene a sus padres o algún familiar y debe ser declarado en abandono. *RENUNCIA FORMAL* La directora ejecutiva del Inabif, María del Carmen Vázquez de Velazco, se dirige a los padres de los niños que no se extraviaron, sino que tal vez fueron abandonados: “Si su decisión es renunciar a ellos, háganlo formalmente para que no compliquen las posibilidades de sus hijos de ser adoptados por familias que los quieren”. De lo contrario, pueden pasar meses o años hasta que un juzgado decida su situación legal. El equipo del Inabif espera que muchos puedan volver con sus padres como Selene Albino y Luis Mori, quienes se perdieron hace dos años y fueron enviados a un albergue. Sin embargo, la semana pasada, durante el lanzamiento oficial de la campaña Yo Busco a mi Familia que impulsa el Inabif, sus padres los reconocieron a través de los medios de comunicación y fueron a su encuentro. *¿ADÓNDE VAN?* Andrea Querol, directora ejecutiva de CHS Alternativo (organización que hoy tiene a cargo la administración del portal www.peruanosdesaparecidos.org), advierte que entre el 2008 y lo que va de este año 567 menores de edad fueron reportados como desaparecidos, pero solo se encontró a 207. El 63% de ellos apareció durante las primeras 24 horas, el 25% en la primera semana de registrada la denuncia y el 12% en el primer mes. Sea cual fuera la causa de la desaparición, Querol señala que no hay plazos para presentar la denuncia en la comisaría más cercana. La policía no puede negarse a recibirla, aunque hayan pasado más de 48 horas. La División de Personas Desaparecidas no descarta la hipótesis de que en los casos de menores dados por desaparecidos desde hace varios años pueden estar escondidos casos de trata o comercio de personas. Este Diario denunció en anteriores reportajes que mafias reclutan niños con engaños o por la fuerza para explotarlos sexualmente, obligarlos a mendigar o venderlos. *Se hacen más vulnerables* Según el Reniec, más de 290 mil menores de edad no han sido inscritos en los registros civiles por sus padres. Este grupo de peruanos es precisamente el más vulnerable para las mafias de trata de niños con fines de adopción ilegal o explotación, advierten Unicef y el Instituto de Estudios por la Infancia y la Familia. “Con menores que no existen para la ley y padres que tienen dificultades para probar su filiación, los traficantes captan y trasladan a los niños con menos obstáculos”, sostiene Andrea Querol, directora ejecutiva de CHS Alternativo. La mayoría de niños indocumentados se concentra en la selva del país, donde se calcula que habría 112.468 menores sin partidas de nacimiento. En las áreas rurales no existen registros civiles. *LAS CIFRAS* 5 de cada diez desaparecidos en Lima son menores de edad, según el portal Peruanos Desaparecidos. 61 chicos de la campaña Yo Busco a mi Familia tienen algún tipo de discapacidad.

Tags relacionados

Inabif

NN

no identificados