El colmo: usan plaza de huaca ceremonial como cancha de fulbito

No solo eso. El Camino Inca que llega a complejo Huaca Colorada, en La Libertad, ha sido invadido por una avícola

El colmo: usan plaza de huaca ceremonial como cancha de fulbito

En una de sus acostumbradas caminatas por el imponente cerro Campana, Jorge Flores Aráoz, destacado promotor turístico, se topó con una ingrata sorpresa. La Huaca Colorada, una de las más importantes edificaciones arqueológicas que se encuentran en el valle de Chicama, había sufrido varias afectaciones; la más aberrante: habían convertido su plaza principal en una cancha de fulbito.

Tras hacer la denuncia, El Comercio comprobó que, con total descaro, los inescrupulosos colocaron arcos a un costado de la huaca, en una zona de superficie firme y cerrada por murallas, ideal para no levantar el polvo y para evitar que la pelota se fuera muy lejos.

Pero ese no es el único daño perpetrado a la Huaca Colorada, ubicada en la comunidad de Chiquitoy, distrito de Santiago de Cao, en la provincia de Ascope, a media hora de Trujillo. A los enormes huecos que se divisan en su estructura producto de los huaqueros, se suma la colocación de un cerco metálico que separa la huaca de una avícola, y que descaradamente coloca, en un terreno de propiedad privada, un tramo de un Camino Inca que pasa a un costado de la construcción arqueológica.

Si bien la avícola funciona en la zona desde hace más de veinte años, resulta ilegal el aumento de galpones y, por consiguiente, trazar una demarcación que afecta parte del patrimonio cultural de la región. Así indicaron los arqueólogos de la Dirección Regional de Cultura que inspeccionaron ayer el lugar.

Junto a ellos llegaron la flamante directora regional de Cultura, Teresita Bravo; el congresista Roberto Angulo; y pobladores de la zona, quienes expresaron que ya existe, a pedido del parlamentario por La Libertad, una investigación preliminar del Segundo Despacho de Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Ascope contra los que resulten responsables por atentar contra el patrimonio cultural.

Como parte de esas diligencias se ha previsto la realización de otra para el 1 de noviembre (aunque por ser feriado podría variar la fecha) con presencia de representantes de la Dirección Regional de Cultura. Para el día siguiente, 2 de noviembre, se citó a Teresita Bravo con el fin de que brinde la información necesaria sobre lo ocurrido en estos lugares.

“Acá hubo complicidad de las autoridades porque no se protegió el patrimonio. Tenemos que preservarlos y conservarlos, tanto para el turismo como para la investigación. Lo que la gente debe entender es que un pueblo sin raíces no es un pueblo”, dijo el parlamentario Angulo.

VALOR MONUMENTAL
Sobre el valor de la Huaca Colorada, que pudo ser construida entre los años 1.000 d.C. y 1.100 d.C., el arqueólogo Gabriel Prieto Burméster señaló su importante por ser la última construcción al sur de la cultura Lambayeque.

Sostuvo que la belleza de esta huaca está en el patrón arquitectónico utilizado para edificarla, más aún considerando que tiene su plaza en la parte posterior y no en el frontis, como era lo usual.

Agregó que su valor también radica en el Camino Inca que la cruzaba y que ahora está afectado.

PRECISIONES
Posición de Chavimochic
El gerente general del Proyecto Especial Chavimochic, Huber Vergara, informó que como propietarios de los terrenos donde está la huaca coordinarán con la Dirección Regional de Cultura las acciones para proteger esa zona considerada intangible.

Proliferación de avícolas en el valle
Con respecto a la proliferación de avícolas en el valle de Chicama, Vergara dijo que, efectivamente, se estaban dando licencia, pero fuera de los terrenos de Chavimochic.