Colonos que hallaron cuerpo de Vilca no han recibido recompensa ofrecida

Eliseo y Honorato fueron interrogados por la Policía Nacional tras el rescate del cuerpo. Ellos señalaron que las preguntas iban a orientadas a vincularlos con Sendero Luminoso

Colonos que hallaron cuerpo de Vilca no han recibido recompensa ofrecida

No fueron dos machiguengas los que ayudaron a Dionisio Vilca a encontrar el cadáver de su hijo, el suboficial PNP César Vilca, sino dos colonos de la zona de Alto Lagunas, Eliseo y Honorato. Ellos aceptaron brindar su apoyo, porque “comprendimos el dolor del señor y nos pusimos en su lugar”.

Ambos colonos, que han sido desplazados de la zona de Bajo Urubamba por las fuerzas combinadas a un refugio del Gobierno Regional del Cusco, relataron detalles del rescate.

En diálogo con el programa de TV “Hora 9”, Eliseo indicó que Dionisio Vilca le pidió entre lágrimas que lo ayude a ingresar a la zona de conflicto en Kiteni, a fin de encontrar a su hijo. Entonces, el padre del suboficial todavía guardaba las esperanzas de hallarlo con vida.

“El señor Vilca lloró para que lo ayudemos. En ese momento me puse a pensar que yo por mi hijo haría lo mismo. Me puse en su posición y le dije que lo podía ayudar”, agregó.

Tras aceptar ayudar a ubicar al joven policía, abatido por terroristas de Sendero Luminoso, Eliseo llamó a su vecino, Honorato. Él también accedió a la peligrosa misión.

“LO BUITRES LO COMIERON”
Una vez que se internaron en la selva del Cusco, los dos colonos y Dionisio Vilca caminaron durante unas cinco horas hasta que el perro que llevaron consigo se distanció del grupo y empezó a ladrar de manera fuerte. “El perrito se colocó al lado de un cuerpo, a lo lejos solamente parecía un bulto. El padre se acercó y rompió cuando vio que era su hijo”, agregó Honorato.

El cadáver de Vilca, contó el colono, tenía evidentes signos de tortura y estaba destrozado. “Ya no tenía rostro y las piernas estaban comidas por los buitres (…) Prácticamente solo quedaban huesos, solo había un poco de piel”, manifestó.

Eliseo señaló que tras unos minutos, él y su compañero metieron los restos en varios sacos. “Caminé durante cinco horas con el cuerpo a mis espaldas y luego lo subimos en un taxi. Todos fuimos en el mismo vehículo con el cadáver, que estaba en pleno estado de descomposición”, expresó Eliseo.

“NO HEMOS VISTO JAMÁS A ‘GABRIEL’”
A su llegada a Kiteni, los dos colonos fueron interrogados por la Policía Nacional. Ellos narraron que en sus preguntas los agentes implícitamente daban a entender que ellos tenían algún tipo de nexo con Sendero Luminoso. “Jamás hemos visto a un terroristas y no sabíamos quién era ‘Gabriel’ hasta que apareció en la prensa”, acotó Honorato.

Ninguno de los dos ha recibido la recompensa de 10 mil soles que ofreció el Gobierno del presidente Ollanta Humala por información sobre el paradero de Vilca.