Comando Cristiano: la selección portuguesa convirtió el estadio en un cuartel

Los jugadores se pintaron las caras y se pusieron uniformes para hacer ejercicios tácticos guiados por soldados y llegar hechos unos guerreros al Mundial

Este viernes en el estadio Santos Pinto, la selección nacional portuguesa protagonizó un ejercicio de estrategia y cooperación ideado por la Fuerza Aérea Portuguesa para fomentar el espíritu de cohesión, disciplina, camaradería y lealtad entre sus miembros.

Los 23 jugadores y los 18 militares convirtieron el estadio de Covila, donde concentran los portugueses, en una pista de entrenamiento en la que los futbolistas se portaron como auténticos guerreros. Justo como quieren ser recordados en el Mundial.