Conflicto limítrofe entre San Isidro y Magdalena tendría los días contados

Informe del Instituto Metropolitano de Planificación se conocerá en tres semanas. Cumplimiento del plazo dependerá de la voluntad de ambas partes

Conflicto limítrofe entre San Isidro y Magdalena tendría los días contados

LUIS SILVA NOLE
El Comercio

El conflicto limítrofe entre San Isidro y Magdalena del Mar, distritos limeños que se disputan 42 manzanas, ubicadas entre las avenidas Juan de Aliaga, Faustino Sánchez Carrión y Felipe Santiago Salaverry, estaría cerca de extinguirse luego de poco más de medio siglo de indefiniciones y encontronazos.

“Si las partes nos entregan toda la documentación necesaria, calculamos que dentro de dos o tres semanas podremos dar un informe”, indicó a El Comercio Carlos Escalante Estrada, director ejecutivo del Instituto Metropolitano de Planificación (IMP), organismo descentralizado de la Municipalidad de Lima dedicado a las adecuaciones territoriales.

Este pronunciamiento era muy esperado en ambas comunas, que a lo largo de los últimos años se han visto envueltas en un insufrible pleito. Lío que ha tenido desde patadones y puñetes, como los que se prodigaron los serenos de las dos jurisdicciones el 25 de febrero del 2004 en el cruce de Sánchez y Carrión y Salaverry, hasta denuncias ante el Ministerio Público, como las presentadas en las últimas semanas por la procuraduría del Concejo de San Isidro contra funcionarios de Magdalena, incluyendo al alcalde Francis Allison, por obras de parchado de pista que dicho concejo ejecuta desde hace más de un mes en las cuadras 22, 23, 24 y 25 de la Av. Javier Prado Oeste, dentro de la zona de litigio.

“Es falso que el caso haya estado encarpetado por años en el IMP. Prácticamente el instituto recién lo está tomando, a iniciativa de las partes, ya que lo hacemos bajo el marco de la normatividad vigente”, dijo Escalante.

“Antes [noviembre de 1997 y junio del 2000] el tema fue visto por comisiones especiales de límites, del área de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de Lima, pero sus conclusiones nunca fueron aprobadas por el concejo, y todo quedó ahí. Luego se cambió la norma de demarcación de límites [la Ley 27795 de Demarcación y Organización Territorial se promulgó en el 2002 y se reglamentó en el 2003] y, por lo tanto, hay nuevos procedimientos que cumplir. Ese proceso es el que vamos a empezar”, señaló.

San Isidro argumenta que su límite con Magdalena es la Av. Juan de Aliaga, en tanto que este último concejo alega que la frontera común es la Av. Salaverry. Las dos resoluciones de las comisiones ad hoc que mencionó Escalante le dieron la razón a Magdalena, pero el Concejo de Lima no las rubricó en su momento.

Escalante explicó que el IMP hará un informe técnico que dirá qué sectores de la zona limítrofe entre ambos distritos tienen problemas y cuáles no.

“Puede haber problemas de definición porque ya los hitos desaparecieron o porque las normas de creación de los distritos se contradicen. La rapidez del proceso dependerá de que los concejos entreguen la documentación, que se busque la ya existente, que nos permitan levantar hitos y que asistan a las reuniones”, señaló Escalante.

El informe pasará a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), la que iniciará un proceso de saneamiento de límites. Si para su labor la PCM no hallase colaboración de los concejos implicados, procederá a una consulta pública. Luego, elevará al Congreso su propuesta de norma de delimitación entre San Isidro y Magdalena.

“Vamos a darle prioridad, pero este no es un tema técnico. Acá hay un problema de voluntad política. Sin eso, será imposible trabajar”, aclaró el jefe del IMP.

Dijo que la semana pasada fue visitado por funcionarios de San Isidro, y que citará a los de Magdalena para la próxima semana, tras lo cual convocará a una reunión a ambas partes.

El gerente municipal de San Isidro, Roberto López, aplaudió al IMP. “Esperábamos que el instituto se pronunciara. Nos allanamos. Que quede claro que San Isidro defiende la residencialidad de la zona. Magdalena violó varias veces la zonificación que Lima ha dictaminado para el área en cuestión”, subrayó.

En la otra tienda, Bruno Crespo, gerente municipal de Magdalena, aseguró que su concejo acatará todo lo que indique el IMP. “Por fin acabaremos con esta incertidumbre jurídica”, dijo.

Previamente, los alcaldes Raúl Cantella (San Isidro) y Francis Allison (Magdalena) manifestaron su voluntad de dialogar. “Mientras el IMP no emita su informe, el Concejo de Lima debe mediar en el diálogo”, dijo López. “Pronto los convocaremos”, señaló al respecto Miguel Prialé, gerente municipal de Lima.

Pero no todo es color de rosa.

TENSIÓN EN EL AMBIENTE
“Dichos actos constituyen también una provocación […] generada por parte del personal de la Municipalidad de Magdalena del Mar, que por la forma en que vienen desplazándose hacia nuestra jurisdicción podrían traer consecuencias fatales” (sic).

Así reza uno de los párrafos de la denuncia que, por el parchado de la Av. Javier Prado Oeste, el procurador público municipal de San Isidro, Romeo Salmón Davey interpuso el 13 de este mes, ante la Tercera Fiscalía Provincial de Prevención del Delito, contra el alcalde Allison, el gerente Crespo, Víctor Carrión, gerente de Desarrollo Urbano de Magdalena, y Omar Zevallos, ex jefe de Obras Públicas de ese concejo.

Salmón interpuso en agosto otras denuncias contra los mismos funcionarios por daño agravado, usurpación de funciones, abuso de autoridad y alteración del medio ambiente, siempre por los trabajos en dicha vía.

“Javier Prado es vía metropolitana y debe repararla Lima, pero no lo hace y San Isidro tampoco. Es increíble que nos denuncien por hacer un bien a los vecinos”, refirió Crespo, quien reconoció que no pidieron permiso al concejo limeño para intervenir la vía.

López, de San Isidro, confirmó que tras la pelea de serenos del 2004 ambos municipios brindan seguridad y el servicio de limpieza en la zona en litigio. “Pero Magdalena no puede usurpar la función de Lima”, aseguró.

“Estas denuncias nos preocupan”, refirió Escalante, del IMP.

CRONOLOGÍA
[3/2/2002]
Vecinos de Magdalena protestan. No quieren ser de San Isidro y pagar más tributos.

[25/2/2004]
Serenos de ambos distritos se enfrentan entre Sánchez Carrión y Salaverry.

[26/7/2004]
Otra pelea de serenos en un parque deja 23 heridos.

[16/9/2004]
Se instala comisión tripartita (con Lima) para discutir obras.

[21/9/2008]
Antonio Meier, entonces alcalde de S.I., acusa a su colega de Magdalena, Francis Allison, de bloquear diálogo.

LAS CIFRAS
1.156
Unidades catastrales dice tener registradas San Isidro en la zona en litigio. Magdalena señala que ahí cuenta con 3.300 contribuyentes.

420.876
Metros cuadrados es el área construida en zona en disputa.