El Congreso otorgó Medalla de Honor a historiadora María Rostworowski

La investigadora recibió la noche del jueves la más alta distinción del Parlamento en un merecido homenaje por su trayectoria

El Congreso otorgó Medalla de Honor a historiadora María Rostworowski
(Andina).- El hemiciclo que lleva el nombre de su maestro, Raúl Porras Barrenechea, era el mejor escenario que María Rostworowski Tovar de Diez Canseco podía haber elegido para recibir un merecido homenaje. Esta noche en una ceremonia a la que asistieron amigos, familiares y discípulos de la reconocida historiadora, fue distinguida con la Medalla de Honor del Congreso de la República. Luego de que se le otorgara la más alta distinción del Parlamento, Rostworowski quizás quiso hacerle un guiño a su antiguo mentor, de recordadas dotes retóricas: “No soy un orador. Agradezco calurosamente las lindas palabras que han vertido sobre mí. Muchas gracias.” En el acto de homenaje participaron los congresistas Lourdes Alcorta y Alejandro Aguinaga (vicepresidente de la representación congresal), quienes subrayaron los aportes de Rostworowski a una mayor comprensión de una identidad peruana diversa y multicultural. “Reconocemos así a la investigadora, la madre y la mujer”, resaltó Alcorta. Asimismo, intervinieron en el conservatorio posterior –que destacó las calidades personales e intelectuales de la homenajeada– la investigadora social María Isabel Remy y los historiadores Rafael Varón y Luis Millones. *TRAYECTORIA* Rafael Varón trazó los momentos más importantes de la vida de María Rostworowski. Nacida en Barranco en 1915, pasó su infancia y juventud en Polonia y Francia. Su educación fue autodidacta y hacia 1935 decide volver al Perú. En ese momento, se hace discípula de Porres Barrenechea, que le inculca el amor por la historia del Perú. El primer libro de Rostworowski, Pachacútec Inca Yupanqui (1953), es fruto de este tesón. Con su segunda entrega, Curacas y sucesiones, plantea la comprensión del mundo andino de manera integral. Es con Historia del Tawantinsuyu que la historiadora desmantela la visión utópica e ideal del incario. “Es un libro que apasiona a lectores de toda edad, porque los actores históricos se comportan con pasiones e intereses”, recalcó Varón. María Isabel Remy ponderó de la homenajeada el no haberse limitado al ámbito doméstico, sino haber desarrollado una trayectoria como académica y mujer. Su estudio sobre la primera mestiza, Francisca Pizarro, es en ese sentido, ejemplar. De igual modo, Remy hizo patente la publicación de las obras completas de Rostworowski en siete tomos por el Instituto de Estudios Peruanos, del cual la historiadora es fundadora. “Se mueve en espacios académicos diversos y posee una dedicación terca a la investigación.” A su turno, Luis Millones realzó la “feroz racionalidad” con que María Rostworowski acometió sus lecturas y hallazgos sobre el mundo andino. Recordó que la historiadora instó a dejar de lado la nomenclatura europea con la cual categorizamos nuestro pasado. “Usemos nuestras propias categorías de pensamiento: el Tawantinsuyo no fue un imperio, y marka era el verdadero nombre de las ciudades. Es positivo reconstruir lo que nos pertenece, y a esa labor se dedicó nuestra María Rostworowski.”