La Convención: padres y autoridades piden que militares se vayan de colegios

Temen por la vida de niños, porque pueden resultar heridos o muertos por una bala perdida en medio de combates con subversivos

La Convención: padres y autoridades piden que militares se vayan de colegios

En la selva de La Convención, en Cusco, pese a la oposición de autoridades locales y de la Defensoría del Pueblo, el Gobierno insiste en ubicar las bases antisubversivas en los colegios de las zonas de conflicto, poniendo así en riesgo a los estudiantes y docentes.

El único colegio primario de la localidad de Yuveni, adonde asisten alrededor de 150 niños, ha sido tomado desde hace meses por las fuerzas combinadas del Ejército y la Policía que buscan frenar el avance de los narcoterroristas en la selva cusqueña. Lo mismo ocurre en la localidad de Kepashiato desde abril pasado. Incluso, en mayo, terroristas hostigaron a los agentes instalados en el colegio Javier Pérez de Cuéllar de Kepashiato y dejaron heridos a un soldado y una escolar de 10 años.

Ayer, los padres de familia de Yuveni expresaron su preocupación a la directora del colegio, quien pidió no ser identificada. Ella demandó al Gobierno retirar de inmediato a los militares, quienes han ocupado casi la totalidad de las instalaciones. “Solo podemos dictar clases en tres salones, el resto del plantel lo usa el ejército”, aseguró a El Comercio. La directora y los padres de familias temen por la vida de los niños, porque en cualquier momento pueden resultar heridos o muertos por una bala perdida.

De igual manera, los alcaldes de los distritos de Kepashiato, Rosalío Sánchez, y de Kiteni, Hugo Chávez Hancco, insistieron en que el Gobierno debe retirar a los militares y policías de los colegios e instalar sus bases en zonas alejadas de la población civil.

“Los comuneros de Kepashiato han donado al ejército un terreno de 2,5 hectáreas para que instalen su base. Los terrenos están en la zona alta del distrito, por lo que tendrían una ventaja estratégica y evitarían ser hostigados por los terroristas”, aseguró el alcalde Sánchez. “Lamentablemente, no hay voluntad política para mudarlos”, se lamentó.