La crisis financiera podría reducir aun más la economía de los pobres

Habrá menos trabajos eventuales y escasos recursos para planes sociales. Se requiere crecer 4% del PBI para evitar caída de empleo

*Por Iana Málaga N* Cada vez que Nelly Carrera acude al mercado, teme no poder comprar los alimentos que necesita para dar de comer a sus siete niños. Ella tiene 37 años, gana S/.15 al día y vive en la localidad de Juan Pablo II, una de las zonas más pobres de San Juan de Lurigancho. Así como Nelly, muchas familias de las zonas urbanas más pobres podrían empeorar su situación por la crisis, porque si en tiempos normales es difícil encontrar un empleo, en tal coyuntura las posibilidades son más remotas. Por eso, en febrero último el comité ejecutivo de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLCP) aprobó un conjunto de propuestas que demandan un aumento del gasto social para cubrir necesidades en nutrición, educación y saneamiento. “Lo que intenta este comité, formado por miembros del sector público y de la sociedad civil, es atender a las personas que viven en abandono”, dice Federico Arnillas, presidente de la mencionada mesa. Javier Kapsoli, director de asuntos económicos y sociales del Ministerio de Economía, advierte en términos generales que si se da una menor recaudación de impuestos, esto afectaría a los sectores urbano-marginales que dependen directamente de los recursos del Estado. Para estar prevenidos, señala, el plan de estímulo económico implementará determinados instrumentos sociales, diferentes a los programas establecidos que ya cuentan con un presupuesto para el 2009. Por ejemplo, en los próximos días se lanzará un plan de reconversión laboral que brindará capacitación —principalmente en temas de construcción— a las personas que pierdan el empleo. “El Estado está priorizando pequeños proyectos en infraestructura que no requieren mucha inversión, pero sí tienen alto impacto social en los pobres”, refiere. PARA REDUCIR LOS GOLPES Eduardo Toche, investigador de Desco, opina que desde el 2008 muchos pobres tuvieron que recortar su presupuesto, pero no por efecto de la crisis sino por un aumento en los precios de alimentos. “Esto generó efectos negativos porque vivimos en un país donde la mayoría de familias gasta alrededor del 40% de sus ingresos en comida”, comenta. Asimismo, el economista Javier Portocarrero explica que si en el 2009 el Perú no logra crecer por encima del 4% de su PBI, una buena parte de la población no podrá insertarse en el mercado laboral y quedará subempleada. Nancy Orozco García es una joven de 26 años que hace dos semanas perdió su trabajo en una fábrica de plásticos. “Me despidieron porque ya no me podían pagar los S/.120 que ganaba a la semana”, dice esta madre soltera que ha buscado trabajo en una casa de empleos en San Juan de Lurigancho, pero a la fecha no ha logrado reincorporarse al mercado. De hecho, muchas personas en el sector informal ya tienen problemas para lograr “recursearse” como antes. Como Agustín Casachagua, albañil de 53 años, quien cuenta que si antes realizaba un promedio de 15 trabajos al mes, hoy solo llega a 8. En suma, la inflación, una menor recaudación del Estado que sirva para atender emergencias sociales y una disminución de empleos eventuales son los factores más peligrosos para la economía de los sectores vulnerables de nuestra sociedad. EN PUNTOS * Según el Mapa de Pobreza del 2007 presentado por el INEI, solo en Lima Metropolitana existen 1,6 millones de pobres y uno de cada 100 limeños vive en extrema pobreza. * Este año el Gobierno inyectará S/.290 millones en un programa de mantenimiento de escuelas en los distritos más pobres. * En el Perú las personas en extrema pobreza viven con menos de US$1 al día y los pobres reciben alrededor de US$5 diarios.

Tags relacionados

economía

crisis