Cusco: descartan riesgo de nuevo huaico en Urubamba

El jefe del Indeci, Luis Palomino, y el ministro de la Producción, Jorge Villasante sobrevolaron el nevado Chicón y la laguna Puca Cocha, ubicados en las alturas de esa provincia cusqueña

El Comercio

Al menos en los próximos días no se producirá un nuevo huaico en Urubamba, dijeron ayer el jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), Luis Palomino, y el ministro de la Producción, Jorge Villasante. Ambos funcionarios hicieron esta afirmación luego de sobrevolar el nevado Chicón y la laguna Puca Cocha, ubicados en las alturas de esa provincia cusqueña.

Tras el huaico, que cayó el último domingo, a la población de Urubamba le preocupaba que bloques de hielo se desprendieran de la montaña y provocasen el violento desembalse de la laguna que está al pie.

“Eso no va a suceder. Pueden volver a la rutina y pasar la noche tranquilos”, reiteró Villasante, quien agregó que tampoco corre riesgo la organización de la CADE, los días 11, 12 y 13 del próximo mes.

El ministro pidió a las autoridades provinciales limpiar los cauces de las dos quebradas que atraviesan el pueblo. Esta tarea de prevención fue obviada por la municipalidad en los últimos años, a pesar de que ya existían antecedentes de aluvión en esa zona.

DESHIELO O FISURA
En tanto, el jefe de Indeci Cusco, Randolfo Ancí, explicó al cierre de esta edición que el equipo técnico que evalúa la zona necesita más días para determinar la causa del huaico del domingo.

“Desde hace ocho años existe una constante deglaciación del nevado Chicón, esa puede ser una de las causas. También barajábamos la posibilidad de una fisura en la base de la laguna, por la cual se esté filtrando el agua de a pocos. Necesitamos determinar esto con exactitud para prevenir un desastre. Pero, en todo caso, podemos afirmar que por el momento no existe riesgo inminente de otro aluvión”, dijo.

Las inspecciones se extenderán a las zonas Chichubamba, San Isidro de Chicón, Yanacona de Chicón y a la zona urbana de Urubamba.

EN PUNTOS
El huaico del domingo 17 se desplazó 7 kilómetros desde el pie del nevado Chicón hasta llegar a metros del río Vilcanota.

El deslizamiento dejó 105 familias damnificadas, 37 casas inundadas y 76 hectáreas de cultivo destruidas

A causa de este desborde, el transporte entre Cusco y Machu Picchu estuvo parcialmente bloqueado durante el lunes 18.