Defensoría: “Se conocen cuáles son las fallas en los penales, pero poco se hace para corregirlas”

Las principales carencias en los centros penitenciarios son la falta de seguridad, altos índices de corrupción y déficit en la capacidad carcelaria

Defensoría: “Se conocen cuáles son las fallas en los penales, pero poco se hace para corregirlas”

EL COMERCIO

“Cada vez que estalla un problema en algún penal, se voltea a ver la situación del sistema penitenciario. Se conoce cuáles son las fallas, pero poco se hace para corregirlas”, señala José Ávila, jefe del Programa de Asuntos Penales y Penitenciarios de la Defensoría del Pueblo.

Tras la fuga de 17 reos del penal de Challapalca, Ávila recuerda que en noviembre del 2010 la defensoría publicó un informe sobre la situación de los penales en el Perú. Según dice, las autoridades poco caso hicieron a sus recomendaciones.

“Solo respondieron los ministerios de Trabajo y Salud”, señala. El primero realizó un convenio con el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) para mejorar la capacitación laboral de los internos. El segundo, en tanto, se comprometió a ampliar las políticas de salud nacionales para que beneficien también a la población penitenciaria.

ETERNAS FALENCIAS
En el informe defensorial, las cifras mostraron que la sobrepoblación iba en aumento. Tampoco hay personal suficiente para mantener el orden, ni para garantizar las condiciones de salud o de reinserción social de los internos.

El texto explica que en julio del 2011 existían 48.858 internos y que el sistema penitenciario solo podía acoger a 28.689. La sobrepoblación alcanzaba el 70%.

Ávila resume las carencias en tres: falta de seguridad en los penales, altos índices de corrupción en los mismos y déficit en la capacidad carcelaria. “Se necesita ampliar el presupuesto para realizar estas y otras mejoras”, indica.

Asimismo, la Defensoría reclama un avance en la promulgación de la ley de la carrera pública penitenciaria, aunque su reglamentación aún está pendiente.