Denunciarán ante el Ministerio Público caza furtiva de pelícanos

Las autoridades se comprometieron a eliminar los restos de las aves sacrificadas

Luego de la inspección realizada ayer por personal de la Policía Ecológica, de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre y de la Municipalidad Distrital de Santiago de Cao, se confirmó que en una playa cercana a la desembocadura del río Chicama hay restos de por lo menos 500 pelícanos eliminados por cazadores furtivos.

Así se señala en el acta de constatación que firmaron los representantes de esas entidades, quienes mostraron su preocupación por la existencia de esta salvaje actividad denunciada por este Diario hace tres semanas.

Según precisó el brigadier PNP Carlos Guevara, de la Policía Ecológica, la inspección sirvió para recoger material sobre este acto ilícito, el mismo que servirá como prueba para la denuncia que se presentará ante el Ministerio Público. Indicó que entre hoy y mañana llevarán el documento a la Tercera Fiscalía de Prevención del Delito y Especializado en Materia Ambiental, a cargo de la fiscal María del Rosario Millán Solar. Ella deberá evaluar el caso.

TRABAJO CONJUNTO
En la inspección participó Christian Sotero, de la Administración Técnico Forestal, y Ricardo Olguín, de la jefatura ambiental de la comuna de Santiago de Cao. Este último señaló que se convocará a las autoridades (incluyendo a las del distrito de Magdalena de Cao, colindante con la zona donde matan a los pelícanos) a una mesa de trabajo para analizar las medidas que se pueden adoptar a fin de desterrar la caza furtiva de pelícanos, debido a que estas aves se encuentran en peligro de extinción, según el Decreto Supremo 034-2004.

Olguín informó que la comuna procederá además a quemar los restos de las aves encontradas en la playa para evitar que se convierta en un foco infeccioso. Asimismo, investigará los hechos para dar con el paradero de los inescrupulosos que comercian con la carne de estas aves con el nombre de pato coche o pájaro coche a S/.4 el kilo. Se calcula que a raíz de esta actividad se matan, al menos, 50 pelícanos al mes. Ayer se encontraron los restos de siete de ellos, que tendrían solo un día de haber sido sacrificados.

EN PUNTOS
El método usado por los cazadores
1 Para atraer a sus víctimas, los cazadores furtivos utilizan los restos de los pelícanos muertos.

2 Luego de extraerle la carne a los pelícanos, especialmente del pecho, rellenan con paja los restos del ave.

3 Una vez rellenado, estos son colocados en la playa con ayuda de unos palos que los mantienen erectos.

4 Los cazadores furtivos se esconden en trincheras y esperan a que lleguen las aves atraídas por los señuelos. Luego, descargan sus amas contra ellas.

5 Cada señuelo colocado en la playa puede durar unos veinte días, antes de pudrirse.