Desbalance patrimonial de vicealmirante Lozada sumaría 122 mil dólares

La Marina de Guerra precisa que la detención del jefe de su Estado Mayor corresponde a la policía

La Cuadragésima Sexta Fiscalía Penal de Lima habría encontrado un desbalance patrimonial de US$122.599 (aproximadamente 367.336 soles) en las cuentas bancarias del vicealmirante AP Alberto Lozada Frías, actual jefe del Estado Mayor General de la Marina de Guerra del Perú, sobre quien existe una orden de detención dictada por un juzgado penal, tal como ayer reveló El Comercio. Dicho oficial no habría podido demostrar la procedencia legal de ese dinero, el cual, según fuentes que conocen este proceso, aparece en las cuentas que él y su esposa mantienen en forma mancomunada. Esta sería una de las conclusiones a las que llegó el despacho de la fiscal Beatriz Cabello en relación con la gestión de Lozada Frías como funcionario público tanto en la Caja de Pensiones Militar Policial (CPMP), que administra los fondos de 130 mil militares y policías, como en la Marina de Guerra del Perú (MGP). Frente a esta situación, en abril de este año la fiscal formuló denuncia penal contra el jefe naval por presunto enriquecimiento ilícito en agravio del Estado. A su vez, César Vásquez Arana, el juez del Décimo Sexto Juzgado Penal de Lima, le abrió instrucción por el mismo delito el 5 de junio pasado y, adicionalmente, ordenó la detención del marino. El mandato para detenerlo fue enviado a la Policía Judicial (Requisitorias) y al Ministerio de Defensa. Mediante los canales pertinentes, Defensa respondió que no le correspondía detener a dicho alto oficial y que la captura, en todo caso, era tarea de la Policía Nacional del Perú (PNP). Ayer, al promediar las tres de la tarde, un documento similar remitido por el juez de la causa llegó a la Comandancia General de la MGP. El almirante AP César Prada, director de Intereses Marítimos e Información, adelantó que su institución responderá que, legalmente, esa es una función que le compete a la PNP. Prada reveló, de otro lado, que el comandante general de la Marina, el vicealmirante AP Rolando Navarrete, al enterarse por los medios de prensa que Lozada tenía un proceso abierto y una orden de detención, le cursó ayer mismo un pedido para que, lo antes posible, explique y aclare su situación jurídica. Luego de ello (aproximadamente en una semana), el alto mando naval tomará una determinación administrativa, si fuese necesario, respecto a Lozada. *El vicealmirante habría apelado* El vicealmirante AP Alberto Lozada Frías habría apelado el mandato de detención emitido por el juez contra su persona y su esposa, según se supo ayer en forma extraoficial. Debido a ello, la policía de Requisitorias, que conoce dónde reside el marino, no habría hecho mayor esfuerzo en aprehenderlo, pues está a la espera de que el Poder Judicial resuelva el pedido. Mientras tanto, Lozada Frías dejó de concurrir a su oficina desde el 4 de junio, fecha en que salió de vacaciones a su solicitud. Se estima que retornará a sus labores el 30 de este mes. Antes, el 24 de mayo pasado, Lozada y su esposa, Bertha Castro Cárdenas, viajaron a Colombia y retornaron el 3 de junio, según su movimiento migratorio. En la MGP no informaron si dicho viaje lo hizo en misión oficial de su institución o si fue de carácter personal.