Descubren mafia que usaba a menores de edad para vender dinamita

Mujer de 65 años sería la cabecilla del grupo que operaba en Huancayo. Tenía más de 3.000 cartuchos en su vivienda

La Dirincri de Huancayo descubrió a una mafia que empleaba a menores de edad para comercializar dinamita, cuyo depósito era la vivienda de Esther Ponce Gálvez, de 65 años, ubicada en el distrito de Carhuamayo.

En este lugar, algunos menores de edad hacían contacto con otras personas para vender cartuchos de dinamita, cuyo precio promedio era de cinco soles.

Los efectivos hallaron en un cuarto, que sería del hijo de Ponce Gálvez, 3.696 cartuchos dentro de once cajas.

Uno de los policías dijo que no pueden descartar que dicho negocio esté ligado a algunas empresas o fuera destinado a acciones terroristas.

Las autoridades continúan con las investigaciones para determinar cuál era el destino final de la dinamita.

Dos personas más estarían implicadas en el caso. Todos serán denunciados contra el delito de la seguridad pública en la modalidad de tenencia ilegal de explosivos.