Atentado contra patrimonio cultural: destruyen plataforma Mochica en Chepén

Un tractor destruyó recinto de más de 700 años de antigüedad. Dirección Regional de Cultura de La Libertad denunciará a los responsables

WILFREDO SANDOVAL/RENZO GUERRERO DE LUNA

Con el pretexto de realizar una supuesta reforestación para protegerse de los posibles efectos del fenómeno de El Niño, un agricultor y su numerosa familia destruyeron una amplia plataforma ceremonial mochica de unos 700 años de antigüedad, ubicada en la falda del complejo arqueológico Cerro Chepén, a solo un kilómetro de distancia de la Panamericana Norte, en la provincia del mismo nombre.

El autor de este grave atentado contra el patrimonio cultural fue identificado como Carlos Terrones Chávez, quien desde el 19 de junio inició una serie de trabajos en la zona, como la instalación de una tubería de dos pulgadas de diámetro y unos 400 metros de longitud.

Al principio los investigadores del Programa Arqueológico San José de Moro, quienes tienen su centro de operaciones a escasos cinco minutos de viaje en camioneta desde Chepén, advirtieron a Terrones Chávez que estaba prohibido instalar cualquier tipo de material de riego en la zona, pero no fueron escuchados por el agricultor.

Unas semanas después y alegando ser el propietario del terreno, Carlos Terrones y sus hijos decidieron alquilar maquinaria pesada y nivelaron –por no decir destruyeron– una plataforma ceremonial que formaba parte del extenso complejo arqueológico de unas 40 hectáreas de extensión.

Luis Jaime Castillo, director del Programa Arqueológico San José de Moro, narró que la maquinaria ocasionó daños irreversibles a este importante legado de los mochicas. Denunció que la verdadera intención del agricultor sería vender los terrenos para que se construyan viviendas, pese a que el sitio forma parte del patrimonio cultural de la Nación.

En el lugar aún se pueden observar desparramadas evidencias consistentes en cerámica, restos óseos y otros materiales.

DENUNCIA A LA VISTA
Hasta la zona afectada llegó la arqueóloga Flor Díaz Deza, de la Dirección Regional de Cultura de La Libertad, quien constató los daños. Ella presentará el lunes un informe donde detallará la gravedad del atentado y luego será entregado a la fiscalía con la denuncia penal correspondiente contra los que resulten responsables, es decir, contra Carlos Terrones y los miembros de su familia que destruyeron la plataforma ceremonial.

Lo peor del caso es que agentes de la Policía Nacional y el propio alcalde de Chepén, Wilfredo Quesquén Terrones, invitaron al infractor a retirar la tubería de la zona arqueológica, pero este se negó e incluso aseveró que el terreno es de su propiedad y que cuenta con los títulos de propiedad entregados por el Ministerio de Agricultura.