Dos leoncitos nacieron en cautiverio en el zoológico de Huancayo

Es la primera vez en el país que se reproducen estos felinos a 3.200 m.s.n.m. Los cachorros pasaron su primer control médico

Dos leoncitos nacieron en cautiverio en el zoológico de Huancayo

RAÚL MAYO
El Comercio

El zoológico municipal de Huancayo se convirtió en cuna de los dos primeros cachorros de león nacidos en el país a 3.200 metros sobre el nivel del mar. La hermosa parejita, hembra y macho, nació el 24 de febrero a las 3:10 p.m., en un parto normal y sin complicaciones.

El nacimiento se guardó en absoluto secreto para evitar que alguien trate de observarlos y ocasionar una reacción en la madre, la leona ‘Luna’, que por su naturaleza podría devorar a sus cachorros, explicaron a El Comercio el médico veterinario Boris Ayala Peña y el especialista en felinos Italo Cicirello Saldarriaga.

“Es un orgullo poder participar de un acontecimiento de esta naturaleza, porque no existen registros en el país de leones que se reprodujeron en cautiverio y más aún, a 3.200 metros sobre el nivel del mar. Y, lo mejor, es que gozan de excelente salud”, indicó Cicirello.

Ambos profesionales vigilan a la felina y a los cachorritos las 24 horas del día, a través de una cámara que se instaló en el interior del cubil de la leona que es un ambiente aislado y cerrado especialmente construido y ambientado para la ocasión.

PERFECTAMENTE SANOS
Este martes, los veterinarios ingresaron a su recámara con trajes especiales, guantes y máscaras que previamente frotaron con la paja de la guarida de la leona para ser aceptados por el olor. Su misión era realizar el primer control de los cachorros, es decir tomaron medidas biométricas (largo, alto, diámetro de la cabeza) los pesaron e incluso tomaron las huellas plantares y les aplicaron la primera vacuna.

La cachorrita hembra pesa dos kilogramos, mide 57 centímetros de largo y 20 centímetros de alto; mientras que el machito pesa 2 kilos 200 gramos, mide 56 centímetros y tiene 25 centímetros de alto. La frecuencia cardíaca es de 160 pulsaciones por minuto, de cada uno. Nacieron con un promedio de un kilogramo y en 18 días aumentaron rápidamente de peso y tamaño.

“Están sanos y fuertes; son preciosos y perfectos”, afirma Cicirello Saldarriaga, mientras que Boris Ayala Peña, agrega “ahora se podrá controlar mejor el normal desarrollo de los cachorros. Los leoncitos apenas empiezan a abrir los ojos”.

Nada se ha dejado al azar y los especialistas vienen sobrealimentando a la felina parturienta con una dieta de un batido del contenido de 3 tarros de leche, 3 huevos, vitaminas, calcio y fósforo, manifiesta Paolo Aliaga Isla, zootecnista que se encarga de la preparación.

En el refrigerador del Zoológico Municipal de Huancayo se guarda igualmente tarros de leche especial para bebes, en caso de que los cachorritos no desarrollen como es debido.

LLEVADOS DESDE LIMA
Los felinos fueron trasladados a Huancayo a mediados del año pasado del Parque de las leyendas, donde nunca se aparearon, pero apenas llegaron a la sierra empezaron el proceso de reproducción.