Eduardo Zegarra invitó a debatir a Marco Tulio Gutiérrez

“Si quiere debatir, lo haremos, pero que se deje de insultar y mentir”, aseveró el regidor que negó que la asesoría de Luis Favre cueste un millón de dólares, como dijo el revocador

El regidor por Fuerza Social de la Municipalidad de Lima, Eduardo Zegarra, se presentó ante el Jurado Nacional de Elecciones para tratar el tema del proceso de revocación contra la alcaldesa Susana Villarán e informó que se convocará a la firma de un pacto ético para que se lleve a cabo una campaña alturada hasta la fecha de la consulta popular, en marzo.

“El presidente del JNE (Francisco Távara Córdova) va a hacer un llamado a un pacto ético para que esta campaña mantengamos un debate alturado (…) Lima no merece una campaña de insultos, menos la alcaldesa Villarán o la señora Anel Townsend. Estos señores deben quedarse calladitos porque no tienen ninguna autoridad moral para decir las cosas que están diciendo”, dijo a la salida del local ubicado en la cuadra 10 de Nicolás de Piérola.

“Estamos dispuestos a debatir. Si el señor Marco Tulio Gutiérrez quiere debatir, lo haremos pero que se deje de insultar y mentir”, concluyó el regidor tras rechazar las acusaciones del coordinador del proceso de revocación, quien dijo que la asesoría de Luis Favre a favor del No costaría un millón de dólares, y no los US$150 mil que indicó Anel Towsend.

“Los revocadores no han dicho quién financió el recojo de firmas que habría costado un estimado de S/.3 millones y el señor tiene el desparpajo de criticar a la señora Townsend”, añadió. Zegarra, además, aseguró que él no cuenta con las cifras de la campaña contra la revocación ya que se trata de una iniciativa cívica.

DESTACÓ INVERSION MUNICIPAL
De otro lado, negó la información que difundió el diario Correo, donde se dio cuenta de un aumento en el pago de gastos operativos y remuneraciones en desmedro de la capacidad de inversión de la comuna.

“Como ha pasado en muchas entidades, la municipalidad tiene que cumplir con sentencias judiciales que implican el reconocimiento de derechos salariales de empleados que fueron en su momento despedidos. No ha habido ningún incremento de personal ni de planilla”, informó y destacó que Lima ha mantenido un 68% de su capacidad de inversión.