Elcomercio.pe vivió una experiencia rodeado de leones en Sudáfrica

El ‘Lion Park’ es uno de los principales atractivos turísticos de animales que queda en Johannesburgo. El contacto con los felinos es conmovedor

Por David Hidalgo Jiménez
Enviado especial a Sudáfrica

Esta es la experiencia más cercana a la de un ‘safari’ africano. Los días sin fútbol han servido para conocer más allá de los estadios y queremos compartir esta fabulosa visita que nos acercó al imaginario de hacer realidad una travesía salvaje en África, cerca de sus animales más feroces y también de los más tiernos.

El Lion Park de Johannesburgo queda a 45 minutos del centro de la ciudad. Si bien no se puede comparar a la inmensidad del Parque Nacional Kruger que queda a varias horas de ‘Joburg’ y para el que se requieren hasta dos días para salir en una verdadera aventura para encontrar en su verdadero habitat a leones, elefantes, y todos los animales espectaculares que habitualmente se ven en los especiales de la National Geograhic, el Lion Park ofrece esa sensación de adrenalina y emoción de tener tan cerca, como nunca antes, al rey de los animales.

Por solo 15 dólares se vive una experiencia realmente maravillosa. A la entrada nos recibe una hermosa jirafa que luego se robaría el cariño de todos los visitantes. Aquí se ingresa en autos particulares, pero con la recomendación de llevar siempre las ventanas arriba y nunca bajar de los vehículos.

Si la emoción fue grande cuando el guepardo, el felino más veloz de la tierra, desfiló frente a nosotros tras la protección de un alambrado, puedo decir que nada se puede comparar a la exaltación de estar en medio de decenas de leones, sueltos a sus anchas, y teniendo nosotros a los automóviles como nuestra única protección. El afán de llevar las mejores imágenes nos hizo caer en el peligroso entusiasmo de tener casi siempre las ventanas abajo, y el valioso resultado se muestra en el video que acompaña esta nota.

Luego de haber compartido una hora y media con leones africanos, vivencia que recordaremos toda la vida, las dos experiencias finales en el Lion Park quedarán por siempre en el recuerdo de esta inolvidable Copa del Mundo.

Nos atrevimos a jugar con leones cachorro, inquietos, traviesos, que al tocarlos parecía que eran peluches que habían cobrado vida. Finalmente, le dimos de comer a una tierna jirafa que nos dio la bienvenida al parque y que, como buena anfitriona, también nos despidió.

Siga los blogs de los enviados especiales:
El blog de David Hidalgo
El blog de Carlos Salas

MÁS BLOGS MUNDIALISTAS

Afromundial, el blog de Mónica Villalobos desde Sudáfrica
El Mundial en la Chamba
El blog del Chino Rivera DT
El blog del Puma Carranza
El blog de Waldir Sáenz
El blog del Checho Ibarra
El blog de Óscar Ibáñez