Embajador de México en Perú: “La tendencia debe ser que no haya visa”

Manuel Rodríguez habló con El Comercio sobre la propuesta de la Fiscalía de solicitar visa a los mexicanos para luchar contra el narcotráfico

Embajador de México en Perú: “La tendencia debe ser que no haya visa”

MARTÍN LEÓN ESPINOZA
El Comercio

¿Cuál es su posición respecto del planteamiento que hizo el fiscal de la Nación, José Peláez Bardales?
Dentro del complejo tema de la lucha contra el narcotráfico, es importante identificar los ingredientes que definen el problema. Creemos que, en ese sentido, en esta lucha es fundamental reconocer que es un fenómeno que trasciende fronteras, nacionalidades, con múltiples facetas y orígenes. Y en ese sentido, demandará cada vez una acción más concertada de los gobiernos para atacarlo de manera efectiva, tanto a nivel de cooperación bilateral como regional e internacional, evitando en todo caso decisiones unilaterales que pudieran no favorecer ese ataque eficaz.

¿Qué podría generar el que se solicite visa otra vez?
Restringir el movimiento de personas a través de visados, cuando no se justifican enteramente, lo que hacen es inhibir no solo el movimiento de personas, y con ello el turismo, sino también los negocios e intercambios comerciales y, de alguna forma, las inversiones. Aquí, por ejemplo, en cifras que aparecen hoy en medios [peruanos], se habla de 98 mexicanos que estarían detenidos y vinculados con bandas criminales. Alrededor de 40.000 mexicanos han entrado al Perú el 2011, lo que implica un crecimiento de más del 30% con respecto al año anterior. Hay también que ver las cosas en términos de proporciones para poder calibrar el problema.

Pero el Ministerio Público informó que de esos 98 mexicanos detenidos, casi la mitad son cabecillas de bandas dedicadas al narcotráfico.
No tenemos información alguna en ese sentido, lo cual de alguna forma hace que nos sorprendan las declaraciones [de ayer del fiscal de la Nación, José Peláez] porque estamos, a través de la sección consular de la embajada, en estrecho contacto con las autoridades peruanas. Desde luego también con las autoridades penitenciarias [INPE]. Nuestra sección consular, además, mantiene contactos, en el ejercicio de su función, con los mexicanos que están en centros de detención, y no hemos detectado un fenómeno de esa naturaleza.

Usted dijo que, de alguna forma, requerir la visa puede afectar las relaciones económicas y comerciales entre ambos países, pero si bien el Perú actualmente no solicita visa de turista a los mexicanos, sí las exige cuando son por cuestiones de negocios.
La tendencia dominante es a que se libere el movimiento de personas, también el de bienes y servicios. Eso es lo que están trabajando los gobiernos de México y el Perú, no solo a nivel bilateral, también en ejercicios multilaterales como la Alianza del Pacífico que forman el Perú, México, Chile y Colombia. Sugerencias como el requerir visados va en contrapelo de esa tendencia. Nuestra impresión es que, en todo caso, se debe sofisticar la lucha contra el crimen organizado y en particular contra el narcotráfico. Esto significa trabajar más información de inteligencia y tomar menos decisiones que puedan afectar a gente que no tiene ninguna vinculación y que es la gran mayoría de las personas.

¿Por qué México ha pedido visa a los peruanos que viajan a su país y recién desde hace dos años elimina el requisito solo para los que tienen visa para Estados Unidos?
La visión tiene que ser hacia adelante y no hacia atrás. El Gobierno Mexicano ha flexibilizado los criterios para el otorgamiento de las visas. Ha crecido significativa mente el número de solicitudes de visa para viajar a México: alrededor del 75% en el caso de turistas y el resto es por negocios, estudiantes u otros. Y el visado ahora es por tiempos más largos. Antes se daba la visa a un turista por un año, ahora por cinco o diez años, lo cual de alguna manera tiende a disminuir drásticamente el impacto de este tipo de requerimientos.

José Peláez Bardales reafirma su propuesta
El fiscal de la Nación, José Peláez, insistió ayer en su propuesta para que el Perú solicite visa a los mexicanos como medida para combatir el narcotráfico.

Para reforzar el planteamiento, el Ministerio Público reveló ayer que en operaciones de las fiscalías contra el crimen organizado y la policía, realizadas entre el 2010 y 2011, se detuvieron a 98 mexicanos miembros de bandas dedicadas al tráfico ilícito de drogas. De ese número, casi la mitad eran cabecillas.

“Es justo que pidamos una visa a los ciudadanos mexicanos para controlar y saber cuál es la finalidad que tendrán en el Perú”, subrayó.

Peláez destacó que la mayoría de mexicanos es decente, honesta y honrada, pero que debería regir el principio de reciprocidad.

La fiscalía informó que preparará un documento sobre el planteamiento, que lo entregará al Ministerio de Relaciones Exteriores para que lo analice.

En respuesta, el canciller Rafael Roncagliolo dijo ayer que analizará las sugerencias de la fiscalía. “Puede estudiarse. Por supuesto que nosotros practicamos una política liberal para incentivar el turismo. Incluso en la cumbre de la Alianza del Pacífico propuse al presidente de México [Felipe Calderón] la conveniencia de que su país retire las visas en función de que buscamos el libre tránsito”.

El presidente de la Comisión de RR.EE. del Congreso, Rogelio Canches (Gana Perú), quien se mostró a favor de la propuesta, dijo que no se puede permitir que ingresen al Perú delincuentes.