Encontraron el cuerpo de uno de los pescadores desaparecidos en Chorrillos

El cadáver de Ángel Herrera fue hallado en playa Marbella de Magdalena. Buscan a Félix Ormeño entre la costa de ese distrito y la de San Miguel

El mar varó esta mañana el cuerpo de Ángel Herrera Cano, de 34 años, uno de los dos pescadores artesanales que desaparecieron en el mar de Chorrillos tras iniciar su faena el pasado domingo por la tarde.

Un sereno de Magdalena divisó el cadáver alrededor de las 6:45 a.m. en la playa Marbella, a la espalda de un módulo de seguridad de esa comuna, según relató Luis García Bendezú, periodista de El Comercio que llegó al lugar. Familiares de Herrera Cano llegaron al lugar y ya reconocieron el cadáver. Aún falta encontrar a Félix Ormeño Zarsoza, de 51 años.

Herrera deja huérfanos a una niña de 6 años y a un bebe de 5 meses. Al momento de su hallazgo, su cadáver presentaba un corte a la altura de la frente. La zona en la que el mar varó el cuerpo es una zona rocosa. Aún no se puede confirmar si esa herida se produjo antes o después de la muerte.

Se está a la espera de la llegada de un representante del Ministerio Público para proceder al levantamiento del cadáver. En tanto, peritos de la PNP revisan los restos del pescador.

A las 8 de esta mañana también fueron halladas dos boyas en la orilla de la Costa Verde, a unos 200 metros de donde fue encontrado el cuerpo de Herrera. Se presume que hayan pertenecido a la embarcación en la que iban los pescadores y que zozobró.

BÚSQUEDA HACIA EL NORTE
La búsqueda de Félix Ormeño continúa con una lancha y una moto acuática de la Policía Nacional y, por tierra, con una camioneta de la Marina de Guerra del Perú. La búsqueda se orienta hacia el norte. Policías y guardacostas presumen que el mar podría varar su cuerpo en algún punto entre Magdalena y San Miguel.

Sin embargo, familiares de Ormeño, quienes también se encuentran en Marbella, mantienen esperanzas de encontrar vivo al cocinero que eventualmente se adentraba en el mar para pescar. Ellos aseguraron que los pescadores que naufragaron sí contaban con elementos de seguridad, como salvavidas. Pero otros pescadores afirmaron que es costumbre hacerse a la mar solo con artículos básicos y que el chaleco dificulta el movimiento corporal.

Patricia Ormeño, hermana de Félix, confirmó que el carnet de pesca de su familiar se encontraba vencido y que no figuraba en los padrones actuales del Sindicato de Pescadores Artesanales José Olaya Balandra de la caleta de Chorrillos, pese a que pescaba desde hace 20 años.