¿Exceso de confianza? Italiano De Rossi a Nueva Zelanda: "Somos mejores y tenemos que ganar”

El volante se mostró seguro de obtener los tres puntos el domingo. Un empate o una derrota complicarían las opciones de los actuales campeones del mundo de pasar a la siguiente fase

¿Exceso de confianza? Italiano De Rossi a Nueva Zelanda: "Somos mejores y tenemos que ganar”

El italiano Daniele De Rossi no se muerde la lengua antes del segundo partido de los “azzurri” en la fase de grupos del Mundial, el que disputarán contra Nueva Zelanda en Nelspruit.

“Somos mejores y tenemos que ganar” aseguró el centrocampista que salvó a Italia de una caída en su primer partido al anotar el 1-1 contra Paraguay. Cualquier otro resultado sería una catástrofe para el actual campeón, especificó el jugador de la Roma.

Otros advierten sobre la buena forma de los “kiwis”, que apuestan por su estatura y su fortaleza física. Aunque en el mundo de De Rossi los neozelandeses aparecen solo como un pequeño episodio en la defensa del título conseguido en Alemania 2006.

El jugador no da la impresión de ser arrogante, sino simplemente de tener una monumental confianza en sí mismo, y se atreve a decir en voz alta lo que otros solamente piensan. “Tenemos que llegar a semifinales. Otra cosa sería un fracaso”, dijo De Rossi, que luce estos días una barba cerrada.

El volante asumió la responsabilidad en la “squadra azzurra” incluso antes de que quedasen descartados por lesión dos carismáticos pilares del equipo: el “cerebro” Andrea Pirlo y el arquero Gianluigi Buffon.

Para el seleccionador Marcello Lippi, De Rossi, un luchador incansable, se ha convertido en un auténtico hombre clave, más aún desde que el colérico jugador ha aprendido a dominar sus nervios.

Lippi ha pedido a sus hombres un juego rápido y raso contra los adversarios, fuertes en el juego aéreo. Los “kiwis” quieren evitar exactamente eso e imponer su mayor estatura.

“Seríamos estúpidos si no nos propusiésemos eso” dijo el entrenador Ricki Hebert, que confía en los tiros de esquina y los tiros libres. “No tenemos nada que perder”, consideró además Hebert, que jugó el Mundial de España ’82 con la selección neozelandesa.

OPTIMISMO NEOZELANDÉS
Después del 1-1 contra Eslovaquia, Nueva Zelanda se muestra optimista. “Quizás los italianos piensen de otra manera sobre nosotros tras el punto conseguido contra Eslovaquia”, confía Herbert.

Gracias al gol anotado en el último minuto por Winston Reid, Nueva Zelanda obtuvo su primer punto en un Mundial. Además, es más que posible el retorno de Tim Brown que, debido a una fractura de hombro sufrida el 24 de mayo en un amistoso contra Australia, no pudo disputar el primer encuentro del Mundial.

“También podemos plantearles algunos problemas” subrayó el delantero neozelandés Shane Smeltz, nacido en Göppingen (Alemania).