La fiebre por el álbum de la Copa del Mundo invade Serbia

Centenas de personas se reúnen en las calles para intercambiar figuritas del álbum oficial del Mundial

¿Didier Drogba por Nemanja Vidic y Dragoslav Ivanovic? ¡De ninguna manera, necesito a Cesc Fábregas! Este no es el mercado de pases de los jugadores top de la Premier League, pero sí una bulliciosa calle del centro de Belgrado donde decenas de personas cambian sus ‘stickers’ o figuritas del álbum de la Copa del Mundo.

Lo que ha sido calificado como una ‘stickermanía’ se ha apoderado de Serbia. Pero, a diferencia del resto del mundo donde coleccionar las figuritas del álbum del Mundial es un pasatiempo sobre todo de los niños en los colegios, en este lugar principalmente es una afición de los adultos.

“El objetivo es reunir unas 640 figuras y completar tu álbum antes que empiece la Copa del Mundo”, dijo Milos Nenadic de 45 años, antes de gritarle a otros cientos de coleccionistas que se reúnen a diario en el centro de Belgrado, en un improvisado mercado de figuritas frente al hotel Moskva, “necesito al portero alemán Tim Wiese”.

“Créanme, he estado tratando en vano de encontrar a Wiese durante días para completar mi álbum, pero no he tenido suerte”, afirma Dragica Jovanovic, de 32 años, confirmando que el que podría ser el portero suplente de Alemania (si Adler no es reconfirmado) es una de las llamadas ‘figuritas difíciles’. “Cuando todo se reduce a las pocas figuras que te faltan, es muy difícil encontrarlas”, agrega.

Jovanovic afirma que muchos colecciones de otros países europeos, como Holanda, Eslovenia o Croacia, han ido a Belgrado en busca de las figuras que les faltan.

“ES COMO IR AL MUNDIAL”
El álbum de ‘stickers’ de Panini es el más popular del mundo y el más vendido en todos los quioscos de Belgrado junto con las figuras individuales con los retratos de los jugadores de los 32 países que tomarán parte de la Copa del Mundo de Sudáfrica.

Una vez que el álbum haya sido completado, puede ser enviado por correo a un sorteo donde el premio principal es un viaje gratis al Mundial. Pero la mayoría de los coleccionistas prefieren conservar sus álbumes antes que regalarlo para probar suerte. “Nunca renunciaría a mi álbum por un sorteo”, afirma Vuk Mihajlovic de diez años. “Las posibilidades de ganar el premio son escasas, y este álbum es realmente difícil de recuperar”.

“Ver mi colección será como estar en el Mundial”, asegura Milan Milovanovic, de 25 años, quien al igual que las cientos de personas que se reúnen diariamente en el lugar a cambiar sus figuritas, no tiene planes para viajar a Sudáfrica a apoyar a Serbia. “Es demasiado caro ir. Hoteles, pasajes de avión y todo el resto”. El álbum ofrece otro tipo de diversión y es más barato.