FOTOS: El luchado triunfo uruguayo para pasar a cuartos de final y los goles de Suárez

El ariete del Ajax contó sobre su frustración con la celeste, de la cual se ha desprendido con dos tantos que le dieron esta mañana el pase a cuartos de final a los charrúas. No llegaban a esta etapa hace 40 años

Diego Forlán hizo hace diez días ante Sudáfrica lo que ningún jugador uruguayo lograba en un Mundial desde 1954, dos goles en un solo partido. Luis Suárez decidió hoy que no se podía esperar otros 56 años para repetirlo.

El futbolista del Ajax anotó los dos goles de Uruguay ante Corea del Sur en los octavos de final de Sudáfrica 2010 y colocó a su país, dos veces campeón mundial, entre los ocho mejores por primera vez en 40 años.

Suárez se besó el escudo tras lograr el primer tanto a los ocho minutos. Con el segundo, que ponía el definitivo 2-1 a diez minutos del final, enloqueció. Saltó por encima de los fotógrafos que buscaban la imagen del éxito y, en medio de una fuerte lluvia, acabó enterrado bajo una montaña de camisetas celestes.

Era el gran momento de Suárez, un atacante que llegó a Sudáfrica cuestionado por la diferencia de su rendimiento en la selección y en su club.

“Estaba dolido, porque con la selección no me salían las cosas como quería. La prensa decía que los goles que erraba con la selección, no los erraba en Holanda. Y eso duele, porque yo quiero hacer más goles en la selección que en Holanda”, contó antes del duelo de octavos de final.

Suárez se liberó de la carga que arrastraba en el último partido del Grupo A, en el que su gol selló la victoria por 1-0 ante México y dio a Uruguay el primer puesto.

Hoy, sus dos goles lo inscribieron directamente en los libros de historia del fútbol uruguayo. Desde Suiza 54, el equipo celeste no ganaba dos partidos seguidos en un Mundial. En Sudáfrica acumula ya tres, el mismo número de goles que suma Suárez, que ya está entre los máximo goleadores del torneo, junto al español David Villa, el argentino Gonzalo Higuaín y el eslovaco Robert Vittek.

A sus 23 años, el atacante uruguayo es estrella en el Ajax de Amsterdam, donde esta temporada logró 35 goles en la Liga holandesa. Pero con la selección seguía a la sombra del “10”, Diego Forlán, y a la espera de una actuación que le consagrara.

“Estoy caliente porque no me salen las cosas”, admitió Suárez poco después del 0-0 con el que Uruguay arrancó el Mundial ante Francia.

Pero su “charla particular” con uno de los jugadores más experimentados del plantel, el mediocampista Diego Pérez, pareció tener efecto. “Me dijo que somos humanos, que a él le pasó lo mismo”. Ahora Suárez ya se siente libre.