Hay indicios suficientes para denunciar a Van der Sloot por homicidio calificado y no simple

El holandés consumió marihuana y cocaína antes del crimen de Stephany Flores, según el análisis toxicológico que se le practicó

Hay indicios suficientes para denunciar a Van der Sloot por homicidio calificado y no simple

Para la Dirincri, la repentina confesión del holandés Joran van der Sloot (22), respecto de que asesinó a Stephany Flores Ramírez (21) porque esta revisó su laptop y descubrió su pasado en Aruba, no solo demuestra que se vio acorralado por las evidencias, sino que busca tejer una coartada para ser enjuiciado solo por homicidio simple (emoción violenta) y no por homicidio calificado, delito por el que podría ser condenado a una pena de entre 15 y 35 años de prisión.

El penalista Luis Lamas Puccio consideró difícil que el plan del holandés prospere porque el Código Penal señala que la confesión sincera —y sus beneficios de reducción de la pena— no se aplicarían a él, que fugó y negó en un primer momento su participación en el crimen.

Asimismo, no sería correcto calificar el móvil como emoción violenta porque hubo ferocidad y alevosía en el ataque. “Lo que diga o no diga no es fundamental en un proceso, lo importante son los indicios, testimonios, la reconstrucción y el informe de necropsia”, señaló.

ANTECEDENTES PESARÍAN
El abogado Alberto Lastres Basurto explicó que la defensa del holandés se ampara en el Art. 109 del Código Penal, el cual establece como homicidio por emoción violenta el acto por el cual una persona mata a otra por el imperio de una reacción fatal que las circunstancias hacen excusables. Aquí la condena es no menor de 3 ni mayor de 5 años de cárcel, indicó.

Lastres explica que el holandés tratará de demostrar que no logró controlar sus “frenos inhibitorios” (término psiquiátrico) a consecuencia de que Stephany revisó su computadora portátil laptop y se enteró de su pasado.

“El hecho es debatible. Para estar dentro de la emoción violenta no deben existir actos preparatorios al delito y debe ser en forma sorpresiva. Sin embargo, existen antecedentes de su actuar en otros casos con características similares, lo que verifica la planificación del homicidio”, expresó.

Será la Fiscalía Provincial Penal 40 de Lima, a cargo de Ninfa Espinoza Sotomayor, la que tipifique el delito y denuncie ante el Poder Judicial.

ACTUÓ CON CRUELDAD
Ayer el jefe de la División de Homicidios de la PNP, coronel PNP Miguel Canlla Oré, confirmó que el atestado que elaboran contempla el homicidio calificado, por las circunstancias de crueldad y ferocidad con que actuó, y no el homicidio simple.

“Esta última figura no se puede dar porque el holandés llevó a su víctima al hotel donde se hospedaba con el ánimo de hacer daño”, expresó.

El acusado ha contratado a un abogado seleccionado de una lista de letrados que le alcanzaron el sábado último representantes de la embajada de Holanda en el Perú. Los diplomáticos informaron que ellos no contrataron ni pagaron a alguno de ellos. No se reveló el nombre de ese profesional.

¿PRESIONADO?
Desde Holanda, Bert de Rooy, abogado vinculado a la familia de Joran Van der Sloot, dijo a un periodista de ese país que la confesión del acusado probablemente ha tenido lugar porque los policías peruanos lo presionaron muchísimo. De Rooy contó que Van der Sloot llamó a su madre, Anita van der Sloot, pocas horas antes de su confesión para contarle que las circunstancias en que lo estaban interrogando eran muy duras. Por eso Bert de Rooy se preguntó si la confesión se consideraba válida o no.

Sin embargo, ayer el traductor del detenido, cuya identidad se desconoce, descartó que este haya sido víctima de maltratos por parte de la policía.

Ayer durante siete horas, la fiscal Ninfa Espinoza Sotomayor y agentes de Homicidios interrogaron a Van der Sloot en la sede de la Dirincri. Su computadora será analizada por la División de Delitos de Alta Tecnología (Divindat).

Mientras tanto sigue pendiente la reconstrucción del crimen.