Un hincha chileno fue encañonado y asaltado en Sudáfrica

Delincuentes ingresaron al hotel del fanático de la ‘La Roja’ para robarle. Algunos periodistas también perdieron sus maletas y el gobierno deportó a diez ‘barrabravas’ argentinos

Según los reportes de la prensa que ya está en Sudáfrica, el recibimiento y el trato de los habitantes es por lo general amable y cálido, pero, pese a ello, algunos hechos han comenzado a empañar la seguridad en la Copa del Mundo.

El diario chileno emol.com, por ejemplo, informó que un hincha cuya identidad no ha sido revelada, fue encañonado la noche del domingo al interior de su hotel por unos delincuentes y obligado a entregar sus pertenencias.

Hace menos de dos semanas, la selección de Colombia también fue asaltada en un hotel tras jugar un amistoso con la selección local; mientras que en abril la víctima fue un periodista brasileño.

El sábado, integrantes de la ‘Réplica’, una barra que viajó a Sudáfrica a apoyar a Chile, estuvieron a punto de ser asaltados por un grupo de delincuentes con arma blanca en un supermercado, pero el dueño del local los salvó.

Asimismo, revela el diario chileno, varios periodistas chilenos tardaron en recibir sus maletas al llegar a Sudáfrica. Tras unos días, aparecieron pero algunas con objetos extraviados, como perfumes.

BARRABRAVAS EXPULSADOS
Mientras tanto, la policía sudafricana sigue luchando contra los barrabravas argentinos que viajaron a alentar a la albiceleste. Hoy se confirmó que diez hinchas serán deportados por la Policía sudafricana nada más poner pie en el aeropuerto de Johannesburgo dentro de un grupo de 80 que viajó desde Angola, mientras que otros 42 fueron investigados pero llegaron a ingresar al país.

La Policía precisó que los diez deportados figuraban, por sus antecedentes violentos, en la lista negra del Mundial. Uno de ellos, incluso, tiene antecedentes por asesinato, según el comunicado de la Policía.

“Las conductas violentas no van a ser toleradas en el primer Mundial africano”, asegura la Policía, que ha recibido información policial de todo el mundo relativa a hinchas peligrosos, lo que le permitió también interceptar a un grupo de “hooligans” ingleses que pretendía entrar en Sudáfrica vía Dubai.