Los huracanes "prefieren" las zonas pobladas y con edificios, según estudio

Científicos de Hong Kong realizaron pruebas en un simulador, tras lo cual se obtuvo información valiosa sobre el origen de estos fenómenos naturales y cómo predecir su trayectoria

Los huracanes "prefieren" las zonas pobladas y con edificios, según estudio

Una nueva investigación científica realizada en Hong Kong descubrió que los huracanes suelen dirigirse preferentemente hacia las ciudades, debido a que sus superficies a menudo están cubiertas por edificios y son espacios densamente poblados.

Por esta razón, las ciudades no serían meros agentes pasivos cuando son embestidas por un huracán, pues se ha demostrado que estos fenómenos naturales son atraídos por superficies rugosas antes que lisas, como las del mar.

Mediante una simulación hecha en una especie de caja, científicos de la Universidad de Hong Kong buscaron averiguar cuánto influye la superficie de un terreno en la trayectoria de un huracán. Además de ciudades, los bosques demostraron ser también puntos frecuentes en su ruta.

ATRAÍDOS POR LA LIBERACIÓN DE CALOR
Johnny Chan, líder del equipo de investigadores, explicó a BBC Mundo que el hecho de que los huracanes se acerquen a terrenos con mayor rugosidad se debe a que “cuando los vientos que vienen del océano, cargados de humedad, se topan con un terreno áspero generan mayor fricción”.

Y el asunto continúa así: el aire acumulado en la zona rugosa asciende porque no tienen a dónde ir. Luego, se mueve a una zona de de baja presión (donde el aire es más ligero y cálido) en el centro de la tormenta, y continúa subiendo.

“Este aire con mucha humedad se enfría, se condensa y forma nubes. Cuando el vapor de agua se transforma en líquido, libera calor y los ciclones tienden a moverse hacia las áreas donde hay más liberación de calor, porque el calor fuerza al aire a girar más rápido”, agregó Chan.

HURACÁN ARTIFICIAL
Los científicos chinos emplearon un simulador para realizar su investigación. “En un lado la superficie de fondo es muy rugosa y en el otro la superficie es lisa. La parte áspera representa la tierra y la lisa, el océano”, indicó el investigador.

El resultado, al hacer ingresar un “huracán” artificial al simulador, fue que éste se condujo hacia la zona de edificios en dos oportunidades distintas: cuando colocaron la “ciudad” al sur y cuando la situaron al norte.

PREDICCIÓN DEL FENÓMENO
Para Chan, estas conclusiones aportan a la posibilidad de predecir los huracanes. “En las predicciones reales es crucial contar con una buena representación de la superficie de terreno”, dijo Chan a BBC Mundo.

No obstante, subrayó que es importante contar con información del terreno lo más actualizada posible, “sobre todo porque los paisajes costeros cambian constantemente, dado que a la gente le gusta construir edificios con vista al mar”.