Inexplicable: padre de una menor sin piernas se niega a que reciba atención médica

La niña de ocho años llegó desde Tingo María para tratarse un mal que impide que sus extremidades crezcan. Cuando le practicaban los primeros exámenes, su padre se la llevó de improviso

Iris Soto López, la niña de ocho años que fue traída desde Tingo María para tratarse una malformación congénita que impedía que sus piernas crecieran, fue retirada de improviso del Hospital Solidaridad por su propio padre.

Ambos llegaron a Lima para que los médicos del referido nosocomio operaran la columna de la niña, quien padece una enfermedad conocida como hemimelia.

Sin embargo, Ernesto Soto, sin un motivo de fuerza, retiró a su hija cuando esta aún le estaban practicando los primeros exámenes.