Intento de asesinato contra consejero de Áncash fue planificado al milímetro

El atentado habría sido perpetrado por sicarios contratados en la ciudad de Trujillo, según fuentes policiales

Intento de asesinato contra consejero de Áncash fue planificado al milímetro

El intento de asesinato contra Ezequiel Nolasco, consejero regional de Áncash, no fue un simple asalto, sino una operación planificada al detalle y en la que habrían participado ocho delincuentes, dos de ellos serían sicarios contratados en Trujillo.

Según informó el diario “Correo”, que cita a fuentes de la Policía, los autores del atentado, en el que murió el hijo adoptivo de Nolasco, Roberto Torres Blas, realizaron una labor de seguimiento a fin de saber cuáles eran las actividades de su víctima.

La versión de los vecinos señala que al promediar las 6 p.m. del último martes se ubicaron en los alrededores de la casa del consejero, ubicada en el pueblo joven Primero de Mayo (Nuevo Chimbote), tres delincuentes, quienes estaban a bordo de un auto Tico color mostaza.

Además, los agentes a cargo de la investigación detallaron que otros dos hampones se encontraban en una moto lineal roja y tres maleantes al interior de una mototaxi.

LA RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS
Los facinerosos que estaban en el interior de la mototaxi serían dos delincuentes del pueblo joven Dos de Mayo, que la Policía ha identificado con los alias de ‘Goro’ y ‘Piolín’, quienes tenían la tarea de vigilar de cerca la casa de Nolasco e informar sus movimientos a sus cómplice ‘Ojo de Uva’, ‘Queka’ y ‘Ronco’.

Estos sujetos acompañaban a los dos sicarios contratados en Trujillo, que estaban vestidos como oficiales de la Policía.

Luego de dos horas, ‘Goro’ y Piolín’ avisaron que la puerta de la casa de Nolasco estaba abierta y que en su interior solo se encontraba su familia y tres obreros de construcción civil, organizando la planilla para que miembros de su gremio ingresen a trabajar a una obra.

En ese momento los dos sicarios se trasladaron a bordo de la moto a la puerta de la casa del consejero regional. Uno de ellos ingresó y disparó contra Nolasco, que fue impacto en dos oportunidades en el abdomen y un tercer balazo le rozó uno de los dedos de la mano derecha.

Pero cuando el asesino emprendía la fuga fue interceptado por el hijo político del consejero Roberto Torres, quien intentó detener al sicario. Sin embargo, el delincuente que se quedó haciendo guardia en la puerta le disparó en el pómulo y le quitó la vida.