Investigan a dueño de pollería Corralito por lavado de dinero

Gilmer Horna Corrales es investigado por haber hecho transferencias millonarias sin justificación

Investigan a dueño de pollería Corralito por lavado de dinero

Según la policía, el capital total de la empresa no justifica el número de pollerías que tiene. (Foto: Rolly Reina / El Comercio)

Detrás de las 37 pollerías Corralito que funcionan en Lima y Callao, y de la empresa de transporte interprovincial Horna, se escondería una organización familiar dedicada al lavado de dinero proveniente del tráfico ilícito de drogas, liderada por Gilmer Horna Corrales, candidato a la presidencia regional de Amazonas.

Así lo sostiene la División de Lavado de Activos (Divila) tras cuatro meses de indagaciones sobre Horna, y el fundamento del Ministerio Público para investigarlo por presunto lavado de activos en agravio del Estado. 

Un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) revela que el dueño de las pollerías realizó transferencias bancarias de S/.6’844.125 y US$2’459.548 entre el 2008 y febrero del 2014 “sin tener mayor justificación, situación que resulta sospechosa y debe ser materia de investigación”, detalla el documento fiscal al que tuvo acceso El Comercio

REQUISITORIAS E INVESTIGACIÓN
Según los informes de la Divila, en el 2005 Horna fue investigado por tráfico ilícito de drogas por tener 738 sembríos de amapola en el sector conocido como La Orilla del caserío Mililán, en la provincia Rodríguez Mendoza, en Amazonas. Él negó el cargo.

Además, según la policía, contaba con 12 requisitorias suspendidas en los departamentos de Lambayeque, Amazonas y La Libertad por tráfico de drogas. 

La investigación, que está a cargo del fiscal Marco Cárdenas, incluye a la esposa de Horna, Abilia Ramírez Canchari (46), porque constituyó en 1999 la empresa Corralito sin tener financiamiento para iniciar y desarrollar sus actividades en ese rubro. También compró inmuebles en distintas ciudades, entre ellas Lima, Ica, Chincha, y en la región Amazonas que superan, en conjunto, los US$500 mil. 

Según el documento fiscal, sus hijas Soraida y Karina Horna Ramírez, de 27 y 25 años, son accionistas de Inversiones Corralito S.A.C. y aportaron S/.2 mil cada una para constituirla. 

De acuerdo con Registros Públicos, el capital social de la cadena de pollerías fue de S/.20 mil, dinero que también fue aportado por Ramírez Canchari (S/.2 mil) y Horna (S/.16 mil). “Una cadena de 37 pollerías en Lima y Callao y en el interior no puede formarse con esa cantidad de dinero”, indicó una fuente de la fiscalía

Conoce más detalles del caso en nuestra edición impresa.